Alberto Seguí abandona el Nacional de Asfalto y se pasa a la montaña

Alberto Seguí ha anunciado su salida del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto y de la categoría de rallyes, centrándose en la montaña en 2018.

Finalmente se confirma la salida de Alberto Seguí del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, que dejará de lado los rallyes para centrarse en las subidas de montaña. El piloto balear, campeón del campeonato regional del archipiélago en 2016, ha decidido dar un paso a un lado en su carrera deportiva para centrarse en un proyecto en las subidas de montaña con el equipo Demon Car. Esta salida deja el certamen de asfalto sin unidades R5 de Citroën a falta de sólo una semana de que de comienzo el campeonato en el Rali Do Cocido.

"Han sido 4 años y 30 rallyes muy bonitos a pesar de que el automovilismo es un mundo complicado en todos los sentidos y el presupuesto lo marca todo incluso el fin", así ha comenzado el comunicado que Alberto Seguí ha publicado en su página oficial en Facebook. Después de una carrera deportiva en ascendente en el archipiélago, pasando de la tracción trasera del BMW 325i y Lotus Exige R-GT al Mitsubishi Evo X en el Campeonato Balear de Rallyes, Seguí dio el salto al Nacional de Asfalto tras convertirse en campeón en su tierra. Una llegada al campeonato que comenzaba con un Citroën DS3 R3T gestionado por RaceSeven, construido íntegramente en las instalaciones de la formación cántabra, para terminar dando el salto a la versión R5 de la casa de Versalles en la segunda mitad del campeonato, logrando en el Princesa de Asturias y Cantabria sus mejores resultados entrando en el top ten.

Un programa en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto que no le ha desvinculado de las Islas Baleares, de donde procedían sus principales apoyos con el respaldo de Mallorca. De esta forma logró alzarse con la victoria en el Rallye Vall de Sant Pere, Rallye Villa de Lloseta  y el Rally Dijous Bo, citas que intercaló con su programa nacional dentro de la estructura MC Racing.

Con esta confirmación, el Nacional de Asfalto se queda sin aspirantes a la victoria con los modelos de la marca francesa. Sergio Vallejo, primer piloto en competir con un DS3 R5 en el certamen nacional, confirmó a finales de 2017 que dejaba el asfalto para centrarse en la tierra con el Porsche, quedando vacante un Citroën DS3 R5 que aún no ha conseguido vender. Situación similar a la que ocurre con Seguí, que también tenía anunciada su unidad pero aún no hay ningún equipo o piloto que lo haya adquirido para conformar un programa e intentar tomar el testigo de Iván Ares y el Hyundai i20 R5.