El 2017 de Haas

La escudería estadounidense ha finalizado su segunda temporada en la Fórmula 1 en la octava posición del Mundial de Constructores. Como en 2016, Haas ha vivido un año lleno de altibajos, pero sin hacer suficientes méritos para conseguir mejores resultados. El futuro se presenta complicado para el equipo más joven de la parrilla.

La pretemporada de Haas

El equipo estadounidense debutó en 2016 con Romain Grosjean y Esteban Gutiérrez como pareja de pilotos. La decepción del mexicano (no puntúo en ninguna carrera), obligó a Haas a buscar un sustituto para acompañar a Grosjean. El elegido fue Kevin Magnussen. En la pretemporada Haas sufrió varios problemas mecánicos que no han solucionado del todo a lo largo de la temporada. Uno de ellos fue el ya famoso problema con los frenos.

La temporada de Haas

El equipo americano ha completado una temporada gris. Después de un buen año de debut, en la que superaron a Renault y acabaron en la octava posición del Mundial de Constructores, Haas no ha progresado en 2017. Han acabado, de nuevo, octavos, pero sin opciones de luchar con los equipos de la parte media de la parrilla. Analicemos ahora cómo ha sido la temporada de la escudería estadounidense en cada Gran Premio.

En Australia, Grosjean consiguió una fantástica sexta posición en clasificación, mientras que Magnussen no pudo pasar de la Q1. Sin embargo, los problemas mecánicos continuaron y ninguno de los dos coches pudo terminar la carrera. En China llegaron los primeros puntos de la temporada con el octavo puesto de Kevin Magnussen, mientras que Grosjean fue octavo. En Bahréin, el francés inauguró su casillero con otro octavo puesto y Magnussen sumó otro abandono.

Después de no puntuar en Rusia, llegaron cinco carreras buenas para el equipo. Grosjean puntúo en España, Mónaco, Canadá y Austria (en esta última consiguió su mejor resultado de la temporada al ser sexto). Por su parte, Magnussen consiguió un punto en Mónaco y se benefició del caos de Bakú para acabar séptimo. Parecía que el equipo había dado un paso adelante y que podría luchar con Williams y Toro Rosso por la sexta posición del Mundial de Constructores. Sin embargo, ninguno de sus dos pilotos pudo puntuar en Gran Bretaña y en Hungría antes del parón veraniego.

Llega la segunda parte de la temporada

Grosjean consiguió sumar seis puntos más en Bélgica, pero en Italia él y Magnussen acabaron fuera de los puntos. En Singapur, el piloto francés sumó otros dos puntos más a su casillero, mientras que el danés abandonó. Después de no puntuar en Malasia, ambos coches puntuaron en Japón al conseguir un octavo y noveno puesto.

A cuatro carreras para el final, Haas ocupaba la séptima posición del Mundial con 43 puntos, a nueve de Toro Rosso y con un punto de ventaja sobre Renault. Sobre el papel, parecía complicado que el equipo americano mantuviera esa posición. Y así fue. Haas sólo pudo puntuar en México con el octavo puesto de Kevin Magnussen, mientras que Renault hizo méritos suficientes para acabar el Mundial en la sexta plaza. Son las dos caras de una moneda: por un lado Haas, un equipo sin apenas evolución en toda la temporada; por otro Renault, la evolución constante en busca de nuevos desafíos.

Romain Grosjean terminó la temporada en la 13º posición del Mundial con 28 puntos en su casillero, sólo uno menos de los que consiguió en 2016. Por su parte, Kevin Magnussen fue 14º con 19 puntos. El equipo terminó la temporada en la octava posición del Mundial de Constructores con 47 puntos.

La anécdota de 2017

Haas ha sufrido numerosos problemas de frenos en su segunda temporada en la Fórmula 1. Como ya ocurrió en 2016, el equipo no ha encontrado la solución a un conflicto que tuvo incluso un cambio de proveedor en el Gran Premio de Rusia. Haas decidió cambiar Brembo por Carbon Industrie, para después regresar a Brembo en el GP de España. De locos.

Los conflictos de Haas

El conflicto de Haas en 2017 tiene que ver con uno de sus pilotos: Kevin Magnussen. El danés ha protagonizado esta temporada varias acciones fuera de la legalidad. La polémica más conocida sucedió durante la carrera del GP de Hungría, cuando Magnussen echó a Nico Hülkenberg de la pista. Al finalizar la carrera, ambos pilotos tuvieron sus más y sus menos en el corralito de prensa y el de Haas terminó diciendo una frase que pasará a la historia: “Chúpame las pelotas”.

Varias carreras después, Fernando Alonso le dio la puntilla al piloto de Haas. Después de que Magnussen realizara una acción muy parecida con el español, el de McLaren dijo por radio otra de las frases más célebres de la temporada: “Hülkenberg tenía razón”. Así, Alonso confirmaba a Magnussen como uno de los pilotos más antideportivos de la parrilla.

El futuro de Haas

El futuro del equipo americano parece complicado. Después de no mejorar sus resultados en 2017, la temporada 2018 puede deparar los mismos resultados para Haas. Grosjean y Magnussen continuarán siendo la pareja de pilotos, pero la esperada evolución de McLaren y el cambio de motores en Sauber pueden convertir a Haas en la peor escudería de 2018.