La sobreprotección de la FIA deja en evidencia los productos Pirelli

Bochornosa la situación que se ha vivido durante la clasificación del Gran Premio de Italia gracias a la sobreprotección por parte de Charlie Whitting y de la Federación Internacional de Automovilismo, cancelando la sesión hasta que no ha estado para neumáticos intermedios.

La utilización de los neumáticos de lluvia extrema lleva copando debates de la Fórmula 1 durante años, especialmente desde que Pirelli ha llegado a la categoría. La Federación Internacional de Automovilismo sabe que son muchas las miradas están puestas sobre este deporte en cuanto al tema de la seguridad y en el Autódromo de Monza han vuelto a dar una bochornosa imagen, con un SafetyCar rodando durante más de una hora y con los pilotos dejando claro delante de las cámaras que querían salir. Una buena dosis de enfado en porciones de 15 minutos para los aficionados, tanto a través de la televisión con los presentes en el circuito.

Las previsiones meteorológicas ya no eran muy halagüeñas para el Gran Premio de Italia, en el que se esperaba que la jornada del sábado se celebrase con la lluvia como principal protagonista. Y así ha sido. Los últimos entrenamientos libres ya dejaron patente que los equipos debían de ser muy cuidadosos bajo la lluvia y el piloto con más vueltas, el español Carlos Sainz, apenas dio cinco vueltas al trazado italiano. Aunque la situación se agravaría con la llegada de la clasificación.

La Q1 comenzó sin retrasos y con todos los pilotos buscando un tiempo cuanto antes, ya que la previsión era de que la situación fuese a peor. Aunque poco ha durado la actividad ya que un accidente de Romain Grosjean en la recta de meta llevó a los comisarios a sacar la bandera roja y comenzar una lista de retrasos que se ha prolongado hasta pasadas las tres y media de la tarde. Durante esta casi hora y media de bandera roja, el SafetyCar ha sido el gran protagonista de la pista rodando vuelta tras vueltas e informando a Charlie Whitting y el equipo de comisarios el estado de la pista. Con el paso de las vueltas la cantidad de agua en pista ha ido disminuyendo, ayudado de una lluvia que ido a menos, y los pilotos se han comenzado a impacientar por salir, obviamente con los neumáticos de lluvia extrema (azules). Tanta espera que la FIA perdió los 30-40 minutos en los que la lluvia había dado opción a que se celebrase la sesión de clasificación, con lo que los pilotos más brillantes sobre esta superficie habrían demostrado todo su talento. Y, como era de esperar, los pitos han llegado a la grada de la mano de unos tifosi que han aguantado estoicos en la pista italiana.

SafetyCar rodando en Monza

A lo largo de los últimos años hemos visto como esta situación se ha ido repitiendo, retrasos que no daban luz verde hasta que la pista ha estado prácticamente seca (un par de vueltas con intermedio y paso a los slicks). Situaciones que no hacen otra cosa que poner en entredicho los productos de Pirelli, dando a entender que sus ruedas no son eficaces sobre agua. Y es que la marca italiana ha hecho su trabajo, desarrollando unos neumáticos capaces de extraer hasta 65 litros por segundo de la pista. Estas eran las declaraciones de Mario Isola, máximo responsable de Pirelli, a la FOM:

"Hemos tenido que parar porque hay una increíble cantidad de agua. Es difícil porque este año nunca han tenido la oportunidad de utilizar los neumáticos de agua en las condiciones adecuadas, y tenemos que escuchar a los pilotos. Hemos incrementado las presiones, pero con esta cantidad de agua y con unos Fórmula 1 tan rápidos nunca es suficiente. Los neumáticos funcionan bien pero las condiciones son muy malas, y no podemos hacer nada para cambiarlas".

Pero Pirelli no ha sido el único damnificado de este retraso de la clasificación de Fórmula 1, también lo han sufrido las carreras soporte. Para esta tarde estaba previsto que se celebraran las carreras de la Fórmula 2, programada para las cuatro de la tarde, y de las GP3 Series. Dos carreras que tendrán que retrasarse ya que los comisarios a las 16:00h todavía no habían tomado una decisión, justo en el momento que Charles Leclerc, Roberto Merhi, Arten Markelov y compañía deberían empezar la carrera larga del fin de semana.