Sauber acaba con su desastre belga

Sauber ya sabía que iba a ser un fin de semana complicado, pero quizás no hasta este punto. La fiabilidad lastró durante todo el Gran Premio a sus pilotos, además del escaso rendimiento. Marcus Ericsson, gracias a los abandonos, acabó en 16.º lugar. Por su parte, Pascal Wehrlein abandonó a las primeras de cambio.

Pascal Wehrlein - Sauber - Bélgica - Domingo
Pascal Wehrlein apenas pudo dar un par de vueltas en carrera. Vía @SauberF1Team

Así se van los pilotos de Bélgica

Marcus Ericsson: su racha sin puntuar llegará a los dos años si no le pone remedio en Monza. Fue el mejor piloto este fin de semana, pero el tiempo en pista de Wehrlein le ayudó bastante. De momento, sigue sin puntar y es 20.º en el Mundial de Pilotos.

Pascal Wehrlein: el alemán ha tenido un fin de semana para olvidar. El tiempo en pista no fue todo el esperado y el abandono nada más empezar la carrera fue un varapalo para el de Mercedes. De momento, es 16.º en el Campeonato de Pilotos con cinco puntos.

Así se va Sauber de Bélgica

El equipo suizo ya esperaba un fin de semana muy complicado. El chasis no es el mejor de la parrilla y el motor está a la par que el que monta el equipo McLaren. Un poco de lluvia y caos podían dar alguna oportunidad a Sauber, pero nada de esto llegó a ocurrir. Los cinco puntos de Wehrlein no son suficientes para escalar más allá del 10.º puesto en el Mundial de Constructores.

Impresiones del Gran Premio

Marcus Ericsson

Sabíamos que no íbamos a ser muy competitivos. Había alguna sección buena, sobre todo el sector central. Sin embargo, la falta de velocidad punta en el primer y el último sector nos dio una carrera muy complicada. Aunque el trazado de Monza será un reto para las unidades de potencia una vez más, intentaremos hacer lo mejor posible para luchar por el mejor resultado posible.

Pascal Wehrlein 

Ha sido un fin de semana difícil para mí. Tuvimos un problema con la suspensión y me tuve que retirar de la carrera. Estoy centrado en la próxima carrera y estoy ansioso de tener una nueva oportunidad para conseguir un mejor resultado en Monza.