RMC Motorsport desplazará su armada al Rallysprint Valle de Laciana

El equipo RMC Motorsport ha confirmado que sus pilotos estrella en el Nacional de Asfalto estarán presentes en el VII Rallysprint Valle de Laciana.

Aún con el síndrome post vacacional presente en los miembros de RMC Motorsport, la formación leonesa ha confirmado en sus redes sociales que ya están trabajando para recuperar el ritmo de la competición en los Campeonato de España de Rallyes de Tierra y Asfalto. En sólo una semana se desplazarán a Cervera para la cita del CERT y sus puntas de lanza en el Nacional de Asfalto aprovecharán el VII Rallysprint Valle de Laciana para probar sus monturas de cara al Rallye Princesa de Asturias, fijado para mediados del próximo mes.

Los trabajadores de RMC Motorsport volverán al tajo el próximo lunes 28, aunque el plato fuerte llegará en Septiembre. Primero se desplazarán hasta Cervera, para diputar la prueba puntuable para el Nacional de Tierra, y la segunda semana llebarán a Laciana una armada sin precedentes con las unidades del Ford Fiesta R5 de Cristian García, Jose Lúis Peláez y Iago Caamaño, el Hyundai de Surhayén Pernía, el Renault Clio N5 de Miguel Ángel Fuster, el Fiesta R2 de Iñaki Barredo y un coche para Alberto Monarri aún sin confirmar, dado que se encuentra disputando la Copa Suzuki Swift con el equipo RaceSeven. Los 90 kilómetros de este rallysprint, que se celebrará los días 8 y 9 de septiembre, serán especialmente importantes para Cristian García, que probará por primera vez la Evo II en el Ford Fiesta R5, novedad con la que espera revalidar su título en el Nacional de Asfalto frente a un Iván Ares que llega líder a Asturias. Además podrán seguir testando el Clio N5 tras el trabajo que realizó García en Soria con un Ford Fiesta N5.

Esta no es la primera vez que RMC Motorsport utiliza esta prueba, organizada por la Escuderia Laciana Motor, para probar a sus pilotos del campeonato nacional. Ya en 2016 estuvo presente Surhayén Pernía con un Fiesta R5, con el que logró la victoria, y el propio Roberto Méndez realizó las labores de coche cero con el Peugeot 208 N5, que se encontraba en pleno desarrollo.