Madrid complica el regreso de Shalymar Competición al Nacional de Asfalto

La formación Shalymar Competición se ha visto obligada a suspender la 20ª edición del Rally Shalymar ante la negativa del Ayuntamiento de Madrid para realizar la salida desde la capital de España.

Duro golpe el que ha recibido la formación Shalymar Competición por parte del Ayuntamiento de Madrid y del equipo de Manuela Carmena, denegándoles la posibilidad de realizar la salida del Rally Shalymar desde la capital de España y perdiendo a su principal patrocinador. Una prueba que iba a servir para que la Real Federación Española de Automovilismo se planteara la posibilidad de realizar una prueba puntuable para el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, un trono que perdieron en favor del Rallye Comunidad de Madrid desde la temporada 2009.

La escudería madrileña, la cual había informado a finales del mes de marzo de sus intenciones de regresar al Nacional de Asfalto en 2018, tras una preinscripción en 2017, finalmente no contará con el esperado regreso del Rally Shalymar a principios del mes de septiembre. Tal y como han informado en un comunicado, su principal patrocinador les exigía realizar la salida y la llegada de la prueba dentro de la capital de España, algo en lo que llevaban casi 3 años trabajando y así iba a ser. Shalymar ya había expuesto su proyecto a la Dirección General de Deportes del Ayuntamiento de Madrid, que les había dado un informe favorable, para realizar la salida en la Calle Bailén, en la explanada frente al Palacio Real, y la llegada en el Paseo de Camoens. Dos lugares que no suponían ningún trastorno para la circulación ya que la Calle Bailén cuenta con un paso subterráneo y el Paseo de Camoens se cierra todos los fines de semana al tráfico, zonas que tomarían el testigo de emplazamientos como el Santiago Bernabéu o La Castellana y que habían formado parte de las anteriores ediciones de la prueba.

Además el Ayuntamiento de Madrid ha alegado que "no concurren circunstancias de interés general ni existe constancia de una aceptación generalizada en relación con la misma". Algo que es completamente falto y Shalymar Competición ha dejado claras las cifras que supondrían para la ciudad este evento. En primer lugar los rallyes son un deporte abierto a todo el mundo, lo que supondría que más de 20.000 espectadores de toda España se desplazaran hasta los tramos y a la capital. Además las previsiones de la escudería cifran el número de participantes en torno a un centenar, los que supone que pilotos, copilotos, mecánicos, prensa... literalmente vivan en Madrid durante dos días, dejando más de dos millones de euros en la ciudad.

De nuevo las instituciones en España vuelven a poner trampas al automovilismo, un deporte que encuentra en los rallyes su máxima expresión de inaceptación por parte de los organismos públicos. Desde Shalymar Competición se muestran muy decepcionados con esta noticia y ya han comunicado que los intentos para llevar a cabo la prueba en 2018 están en el aire y la mejor formar de explicar los sentimientos en la formación madrileña los encontramos en la parte final de su comunicado:

"Si estos hechos y realidades son considerados como “sin interés general ni aceptación popular”, no podemos hacer nada salvo aceptar dicho criterio y buscar nuevos rumbos. Rumbos que, en estos momentos y después de esta decepción, no os podemos garantizar que volvamos a intentarlo el próximo año.

Hemos involucrado a mucha gente que ha trabajado en este proyecto con gran ilusión y desinteresadamente. Esperemos a ver si, después del verano, podemos recuperarlos".

1 Comentario
nuevos
viejos más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios