¿Por qué no hay Fórmula 1 los viernes en Mónaco?

El Gran Premio de Mónaco es el único que modifica el formato de la Fórmula 1 y su explicación se encuentra en la tradición y una forma de negocio.

¿Por qué hoy no se está celebrando los Libres 1 y Libres 2 por las calles de MonteCarlo? El Gran Premio de Mónaco es el único que modifica el formato de las carreras en la categoría reina del automovilismo y su explicación se encuentra en la festividad del Día de la Ascensión. A pesar de que ya se haya celebrado, la tradición se mantiene y la ciudad aprovecha para aumentar los beneficios de la Fórmula 1 a lo largo de toda la semana.

Desde el año 1955 la Fórmula 1 visita año tras año las calles del Principado de Mónaco para celebrar uno de los grandes premios más especiales del año, sino el que más. A las angostas calles por las que tienen que pilotar los monoplazas, se suman el lujo del puerto deportivo y un formato inusual en un fin de semana de competición. Los organizadores del GP de Mónaco son los único que se pueden permitir cambiar los días de actividad para mantener la tradición de no correr el Día de la Ascensión, que solía ser el viernes de Gran Premio en el pasado. La FOM ya no fija la cita monegasca en función de esta festividad, lo que permitía a la adinerada ciudad convertir dicha semana en un sinfín de actos, pero es una de esas excepciones que sólo Mónaco se puede permitir.

Pero además, la ciudad de Mónaco cuenta con una de las grandes fortunas del mundo gracias a su visión comercial. Con el formato que cuenta este Gran Premio, los equipos, pilotos, periodistas, aficionados y todo aquel que tenga un interés en la Fórmula permanece un día más en la ciudad, inflando la economía de sus carísimos, hoteles, restaurantes, casinos... Lujos rodeados de gasolina que la ciudad promociona con desfiles, fiestas y demás eventos para convertir esta en una de las mejores semanas de la economía de Mónaco, que podría llegar a dejar un treintena de millones de euros en el Casino de MonteCarlo.