Desacuerdo entre los equipos del WRC en la homologación del Polo R

Los equipos se han reunido en MonteCarlo para tomar una posición conjunta ante la posibilidad de homologar el Polo R, pero no han llegado a un acuerdo.

Se complican los proyectos privados para poner un Volkswagen Polo R WRC en el Mundial de Rallyes en 2017, tal y como intentó Nasser Al-Attiyah con el apoyo de Qatar. Tras la retirada del catarí de la mesa de negociaciones, las miradas se pusieron sobre Andreas Mikkelsen, quien ha apuntado en varias ocasiones que planea disputar alguna prueba con el modelo alemán, pero para ello necesita que la FIA autorice la homologación del coche y es necesario que los equipos den su visto bueno.

Citroën, Hyundai, M-Sport y Toyota se han reunido esta mañana en MonteCarlo, en los eventos previos a la primera cita del Campeonato del Mundo de Rallyes para tomar una decisión conjunto sobre este tema. Una reunión de apenas media hora en la que Toyota parece ser el mayor aliado de Volkswagen, mientras que Hyundai y Citroën podrían ser sus verdugos. Información que llega a través del medio Autosport.

Tommi Mäkinen, en representación de la marca japonesa, ve en el retorno de Volkswagen la oportunidad para seguir fortaleciendo un campeonato que afronta en este 2017 uno de sus mejores años en la última década. El finés ha dejado claro que no es sólo una decisión que afecta a los equipos, también a los aficionados, y que no tienen nada en contra de la marca alemana. Estas han sido sus palabras:

"Nuestra sensación es que el campeonato está más fuertes juntos y si somos más equipos seremos más fuertes. La pregunta es como podemos hacer esto para todos los fans. No tenemos nada en contra de Volkswagen, en venir y competir contra nosotros. Se trata de traer más valor y e interés".

Pero las otras dos marcas presentes en el WRC no han sido tan benevolentes con Volkswagen. Citroën, representado por Yves Matton, ha dejado claro que necesitan más información para tomar una decisión y que esta homologación no debería contar con las mismas limitaciones que los ya presentes:

"Necesitamos más información. Siempre es una buena idea tener más autos en el campeonato, pero quizás esto es algo a corto plazo. Necesitamos asegurarnos que esto sea algo que le sume al campeonato y no al contrario. Ahora solo tenemos una línea: 'homologar el auto para hacer algunas carreras'. Tal vez tenemos que revisar las reglas para entrar en el campeonato, pero tenemos que hacer esto de una manera adecuada y no en una reunión de 30 minutos".

"Necesitamos saber quién lo conducirá, cuáles rallies, cuáles serán las restricciones comparadas con nuestras restricciones. Quizás necesitamos revisar las reglas de ingreso al campeonato, pero necesitamos hacer esto bien y no en una reunión de 30 minutos".

Con Toyota más o menos convencido y Citroën pidiendo más datos y tiempo para tomar una decisión adecuada, Hyundai ha sido el más rotundo en su postura. Michael Nandam, quien ha sido el encargado de dirigir el equipo que puso contra las cuerdas a Volkswagen en 2016, ha respaldado la posición de la marca en el reglamento, que deja claro que no es posible. Estas han sido sus declaraciones, en las que aboga por cumplir el reglamento escrito y aprobado:

"Por el momento, con el reglamento que ya está escrito, no es posible. No tengo nada en contra de Volkswagen, pero para mí es un poco extraño que esta gran decisión venga de repente y que necesitan para homologar el coche. Si empezamos a formular la renuncia a todo el mundo, entonces puede ser difícil. Creo que todo el mundo debe respetar las reglas: si quiere homologar el coche, tienen que introducirlo el campeonato".

Veremos si los equipos deciden mantener sus posiciones o si piensan más en el campeonato y los aficionados para hacer el campeonato más interesante con un quinto coche. Por el momento M-Sport no se ha manifestado al respecto , pero si Hyundai mantiene su postura el regreso de Volkswagen estará vetado en este 2017 ya que tiene que haber consenso entre los cuatro fabricantes. El sueño de Mikkelsen poco a poco se desvanece, por lo menos hasta 2018.