Nico Rosberg gana en Singapur y se pone líder del Mundial

Nico Rosberg ganó, no sin sufrir, el Gran Premio de Singapur y recupera el liderato del Mundial. Lleva tres victorias consecutivas tras el parón veraniego. Lewis Hamilton solo pudo ser tercero, tras Daniel Ricciardo, y ve como de nuevo tiene que remar para ganar a su compañero. Fernando Alonso brilló bajo la noche de Singapur y logró una meritoria séptima plaza, siendo el primero de los mortales. Carlos Sainz pagó un toque en la salida y una pérdida importante de potencia y no pudo pasar de la decimocuarta plaza.

Rosberg Singapur

La salida del Gran Premio de Singapur suele ser una de las más agitadas del año. La poca distancia que hay desde la salida hasta la primera curva hace que todo el mundo trate de ganar posiciones en pocos metros y eso suele acabar con algún damnificado. En esta ocasión fue Nico Hülkenberg. Max Verstappen, que partía cuarto, salió muy mal y Carlos Sainz tuvo que esquivarle. Al hacerlo, se fue al exterior y se encontró con Nico Hülkenberg. El madrileño pudo continuar, aunque con el coche dañado. No pudo hacerlo el de Force India, que tuvo que bajarse del coche antes de llegar incluso a la primera curva.

Tuvo que salir el Safety Car para retirar el coche del alemán y cumplió así el 100% de probabilidades de coche de seguridad en este circuito. Estuvo en pista hasta la vuelta 3, cuando se reanudó la carrera. Rosberg aguantó la posición frente a Ricciardo, que a su vez contuvo a Hamilton. A continuación, debería haber estado Verstappen, que pagó cara su mala salida. Le ganaron la posición Räikkönen, Alonso, Kvyat y Sainz.

Fernando Alonso, que salía noveno, volvió a demostrar que uno de sus puntos fuertes son las salidas y ganó 4 plazas. Sainz, en cambio, perdió posiciones por el toque con Hülkenberg. Además, le mostraron la bandera negra con un punto naranja, que significa que tiene que entrar en boxes a arreglar el coche. Le arrancaron el deflector roto y salió en última posición. Una pena después de la buena clasificación. Por si fuese poco, a mitad de carrera perdió potencia y fue perdiendo muchísimo tiempo por vuelta. Eso fue lo que le apartó de los puntos en un día que necesitaba que saliese todo bien.

Pelea entre Verstappen y Kvyat

Con los cuatro primeros aguantando su posición, Alonso lideraba un grupo formado por los dos Toro Rosso y Max Verstappen. Con Carlos Sainz fuera de juego por la parada obligada en boxes, Kvyat tenía que luchar con Verstappen. Una pelea con muchas cuentas pendientes. El ruso, que después de su degradación a Toro Rosso, no estaba teniendo carreras fáciles, pero aquí volvió a renacer. Verstappen, muy agresivo, trató de pasarle en varias ocasiones, pero el de Toro Rosso aguantó muy bien. El holandés estaba desesperado. No fue hasta el final de la carrera cuando pudo pegarle un hachazo al ruso.

Vettel fue entonces el protagonista de la carrera. El alemán salía último y no ganó posiciones en los primeros metros. Fue adelantando poco a poco a los pilotos más lentos y usó los neumáticos blandos que puso en la salida para alargar su primera parada. Eso le metió en el top 10, aunque sin ninguna opción de llegar a los 4 primeros. Al menos pudo ganarle la plaza a Fernando Alonso, que no pudo con el ritmo del de Ferrari. Peor suerte corrió Button, que tuvo que abandonar, al igual que Bottas. Romain Grosjean ni siquiera pudo empezar el Gran Premio y se convirtió en la primera baja de Singapur.

Ferrari cae en la trampa de Mercedes

Tras el segundo pit stop, Kimi Räikkönen apretó a Lewis Hamilton aprovechando los problemas de frenos del inglés. No se lo pensó dos veces y le pasó, metiéndose en posición de podio. El de Mercedes, desesperado, pedía ayuda a su equipo para pasarle. El equipo optó por cambiar de estrategia y hacer parar a Hamilton una vez más. Cuando lo hizo, Räikkönen tenía prácticamente asegurado el podio. Tenía una ventaja de casi 30 segundos con él y aunque los neumáticos de Hamilton estuviesen más frescos, no tendría vueltas para pasarle. Y entonces pasó algo muy difícil de entender. En Ferrari decidieron hacer parar a Kimi y salió por detrás de Hamilton. Mercedes, sin poder creérselo, celebraba el regalo de los italianos.

Ricciardo también decidió parar viendo que no iba a poder alcanzar a Rosberg. Decidió fiarlo todo a un posible Safety Car y a unos neumáticos nuevos. Fue recortando entre dos y tres segundos por vuelta al alemán, pero no fue suficiente. Nadó para morir en la orilla. Se quedó a menos de un segundo de la victoria. No ganó, pero hizo sudar a Nico Rosberg y eso ya es noticia.

Tabla de tiempos

Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.