Última bala para Toro Rosso en Singapur

Tras tres citas complicadas para los italianos, Toro Rosso afronta el que será uno de los Grandes Premios con más posibilidades de puntuar en lo que resta de campeonato. Y es que Marina Bay, un circuito de 23 curvas y en el que el motor adquiere un papel secundario, es el lugar perfecto para que los de Faenza regresen a los puntos después de una larga sequía de resultados positivos.

Toro Rosso
Es el tercer año que Kvyat corre en Singapur en F1 | Foto: Fórmula 1

Así llegan los pilotos a Singapur

Carlos Sainz: esta será la segunda edición que el piloto madrileño compita en Marina Bay en su paso por la F1, aunque el trazado ya se lo conozca de antes. Es más, llegó a coincidir en el pasado con su actual compañero de Toro Rosso, Kvyat, en una carrera de Fórmula BMW por las calles de Marina Bay. Un circuito que, según el español, es el más complicado del año. El calor extremo y la humedad será de nuevo una prueba al límite para Carlos, quien ya logró finalizar 9º en 2015.

Daniil Kvyat: nueva oportunidad para el piloto ruso de resarcirse de su mala fortuna en las últimas citas. Daniil acumula 4 Grandes Premios consecutivos sin alcanzar el Top 10, aunque en Singapur podría cortar esta racha negativa en forma de un gran resultado. El pasado año consiguió ser 6º con Red Bull aquí, así que no hay que descartar al de Toro Rosso, quien pese a los rumores sobre el ascenso de Gasly a la F1, todavía conserva su asiento en el equipo.

Así llega Toro Rosso a Singapur

Es el momento, el Gran Premio indicado. Un fin de semana marcado a fuego en el calendario de Toro Rosso para recuperar las buenas sensaciones del inicio de temporada. Singapur es un circuito para presumir de chasis, y de eso tienen bastante los de Faenza. Aquí la unidad de potencia desfasada de Ferrari tendrá menos protagonismo que en Hockenheim, Spa o Monza, así que no es de extrañar que la formación italiana regrese a la zona de puntos. Para este Gran Premio, Sainz probará un nuevo paquete aerodinámico mientras que Kvyat utilizará el antiguo. El que mejor funcione, es el que se quedará el equipo de cara a las siguientes carreras. Sin duda, Toro Rosso tendrá bastante trabajo este fin de semana. Veremos si regresan al lugar donde se merecen.

Expectativas del Gran Premio

Sainz y Kvyat nos han regalado una entretenida conversación previa al Gran Premio de Singapur. He aquí sus declaraciones (via www.scuderiatororosso.com):

Carlos Sainz:

"Recuerdo cuando corrimos aquí por primera vez en la Fórmula BMW. Nos hacemos mayores, ¡ya han pasado 6 años! Estuvo lloviendo aquel fin de semana. Corrimos por la tarde, no de noche, y siempre llueve a esas horas del día. Pero la clasificación fue en seco. Luego, Daniil, volviste a correr aquí otra vez en 2014 en F1, y en 2015 fuiste 1º en los Libres, ¿verdad? Es una carrera complicada, ¡quizá la más difícil que he corrido en mi vida! Malasia no supera a Singapur, aquí hay menos aire y edificios más altos. No tienes tiempo para descansar porque apenas hay rectas. Para ser exactos hay 23 curvas, y diría que el 90% son chicanes. Está repleto de curvas lentas y no hay tiempo para coger aire. Por ese motivo solemos llegar antes a Singapur, para aclimatarnos al tiempo y hacer deporte. Es un circuito muy bacheado, eso me recuerda mi accidente en la curva 19. No hice bien la 18, la tomé a gran velocidad y toqué el muro. Pero luego me recuperé adelantando a Maldonado en la 20 durante la carrera. Hay muchos muros para ser besados..."

Daniil Kvyat:

"Aquí fue donde corrimos por primera vez en Singapur. Fue en la Fórmula BMW. La clasificación fue en condiciones mixtas. Después volviste a coincidir conmigo en 2015. ¡Recuerdo que hice un buen viernes! Singapur es siempre un circuito caluroso y húmedo como una sauna. En mi primera carrera en F1 aquí me falló el sistema para beber agua, así que antes de correr por segunda vez, me anticipé y entrené mucho más duro. Juego al tenis, me doy una vuelta por la ciudad... Los horarios aquí son más divertidos al ser una carrera nocturna. Nos vamos a dormir alrededor de las 6 de la mañana, como solemos hacer en Europa, ¡así que está bien! Desde el punto de vista físico, esta es una carrera que pone a prueba nuestra condición física. Esto también ocurre en Malasia. El circuito consiste en curvas, curvas y más curvas. Cuando corres aquí por primera vez, cuesta recordar cuál es la siguiente chicane. Aparte de los baches, también hay muchas frenadas complicadas. Creo que en 2014 toqué unos cuantos muros por aquí y por allá, ¡sobre todo en las entradas!"