Rosberg gana una accidentada carrera en Spa

Nico Rosberg ha ganado una accidentada carrera en el circuito de Spa. Un accidente en la primera curva y un posterior Safety Car complicaron las cosas al alemán, pero supo manejar bien la carrera. Completaron el podio Daniel Ricciardo y un Lewis Hamilton que remontó desde la última fila, aprovechando eso sí el caos de las primeras vueltas. Carlos Sainz se vio obligado a abandonar en la segunda vuelta por un pinchazo y Fernando Alonso logró acabar séptimo tras una remontada espectacular.

Rosberg

El Gran Premio de Bélgica nunca defrauda y lo cierto es que la edición de 2016 ha sido espectacular. La carrera empezó fuerte. Max Verstappen, que partía segundo, salió muy mal y perdió la posición con los Ferrari. Quiso recuperarlo en la frenada de la primera curva, pero no había sitio y tocó a Räikkönen, que a su vez tocó a Vettel. Los tres coches quedaron dañados y tuvieron que pasar por boxes. Räikkönen incluso sufrió un pequeño incendio en su parada y fue doblado. Los mayores beneficiados de este caos fueron Alonso y Hamilton, que partían desde última fila y ganaron muchísimas posiciones. También hubo un toque entre Pascal Wehrlein y Jenson Button. Fue en la curva de Les Combes. El alemán se llevó por delante al británico y ambos se vieron obligados a abandonar.

Carlos Sainz salió muy bien, se escabulló entre el caos y se colocó dentro de las posiciones de puntos, pero una vuelta después se encontró restos de coche en la recta de Kemmel y sufrió un pinchazo. La rueda trasera derecha, que era la dañada, provocó la rotura del alerón trasero. El español no pudo controlar el coche y terminó aparcando su Toro Rosso en una de las escapatorias. Una pena porque tenía una oportunidad de oro por delante.

Abandono de Ericsson y accidente de Magnussen

No tardó en llegar una nueva baja. Fue la de Marcus Ericsson. El piloto sueco salió desde el pit lane por problemas en su Sauber y éste no tardó en decir basta. El coche solo duró 4 vueltas y completa así un fin de semana aciago. Cuando la carrera parecía estabilizada, llegó el accidente de Kevin Magnussen. El danés perdió la parte trasera de su Renault a la subida del Raidillon e impactó violentamente contra las barreras. De la compresión y las fuerzas G incluso se desprendió la corona del cockpit. Por suerte, el piloto salió por su propio pie del coche, aunque cojeaba ligeramente. Fue trasladado al centro médico para hacerle un chequeo y examinar su tobillo izquierdo.

Salió el Safety Car y prácticamente la totalidad de los pilotos aprovecharon para pasar por boxes a cambiar sus neumáticos. No lo hicieron Rosberg, Ricciardo y Kvyat. Tampoco Alonso y Hamilton, que habían salido con neumáticos medios y debían hacer un stint muy largo. Eso les dejó en cuarta y quinta posición, respectivamente. Las barreras quedaron muy dañadas y dirección de carrera se vio obligada a sacar bandera roja para repararlas. La carrera estuvo parada casi 20 minutos. Cuando se reanudó, Hamilton no tardó en pasar a Alonso como un avión.

Alonso aguanta

El protagonista en este momento de la carrera fue Räikkönen. El finés se juntó con Verstappen en pista y comenzó una cerrada lucha entre ambos pilotos. Se llegaron a tocar y el piloto de Ferrari se quejó por radio de los movimientos del holandés. No pudo pasarle hasta que Verstappen entró en boxes. Se peleó entonces con los Haas. Se llegó a tocar con Grosjean en Les Combes y demostró la dureza del Ferrari, que a pesar de los múltiples toques no se rompía.

Por detrás, Alonso aguantaba la quinta plaza por delante de Felipe Massa y Checo Pérez, rivales teóricamente superiores, especialmente en esta pista. Además, se estaba acercando a Nico Hülkenberg. Decidieron entonces entrar ambos a realizar su última parada. Salieron en paralelo de su pit stop, pero no cabían ambos a la salida del pit lane, así que Alonso tuvo que levantar el pie, aunque llegaron a tocarse. En este segundo stint, Alonso vio irse a Hülkenberg y tuvo que ceder ante Pérez, que llegó muy rápido desde atrás. No tardó en hacerlo tampoco con Vettel, que se quitó de encima a Massa con algunos problemas y pasó como un avión a Alonso en la recta de Kemmel. El español consiguió aguantar entonces a los Williams y a Räikkönen y cruzó la meta en una meritoria séptima posición.

Mientras, Nico Rosberg lideraba cómodamente por delante de Ricciardo y Hamilton. El inglés intentó apretar en las últimas vueltas para alcanzar la segunda plaza, pero tuvo que conformarse con la tercera. Le faltaron vueltas, pero teniendo en cuenta que salía desde la última fila y su máximo rival por el título desde la pole, perder solo 10 puntos está muy bien. El británico sigue como líder del Mundial y ha solucionado ya su problema de falta de recambios en su unidad de potencia.

Tabla de tiempos

Carrera Spa