Vencedores y vencidos del Gran Premio de Hungría 2016

Estos son las mejores y peores actuaciones de la carrera celebrada en el circuito de Hungaroring.

Fotografía OFICIAL F1 2016

 

Vencedores

Lewis Hamilton: el británico es uno de los más contentos tras el Gran Premio de Hungría. No solo triunfó en lo más alto del podio sino que además se hace con el liderato en el campeonato de pilotos. La constancia en las últimas carreras es el secreto de su éxito: tres victorias en las últimas tres carreras.

Red Bull: excelente progresión la del equipo de Milton Keynes. En el día de hoy plantaron cara al equipo Ferrari y lograron subir de nuevo al podio gracias al tercer puesto de Daniel Ricciardo. Además, Max Verstappen pudo contener detrás las acometidas de Kimi Räikkönen. Los de Red Bull suman 25 puntos en Hungría por los 20 de Ferrari.

Renault: el equipo formado por Kevin Magnussen y Jolyon Palmer está en racha ascendente. Aunque en esta ocasión se quedaron fuera de los puntos estuvieron rodando gran parte de la prueba entre el top 10. Finalmente un error de Palmer en la curva 4 le costó acabar en la zona de puntos.

Vencidos

Nico Rosberg: si Lewis Hamilton está entre los triunfadores es porque Nico Rosberg sale derrotado de Hungaroring. A pesar de acabar en segunda posición el alemán pierde el liderato en el mundial y ve cómo las cosas se le ponen un poco más cuesta arriba. La diferencia respecto a Lewis Hamilton es de seis puntos por el momento.

Ferrari: los de Maranello no pasan por su mejor momento en el presente 2016. Ya son dos grandes premios fuera del podio - desde el conseguido por Kimi Räikkönen en Austria. La lucha por la segunda plaza en el campeonato de constructores está abierta de aquí al final de año.

Jenson Button: el gran perjudicado del Gran Premio de Hungría fue Jenson Button. El británico sufrió un problema hidráulico que le retrasó hasta la última posición del grupo. Esto no fue suficiente castigo para la FIA según parece, pues posteriormente fue sancionado con un 'drive through' al recibir instrucciones por parte de sus ingenieros desde el muro de boxes. Algo completamente absurdo cuando está en juego la seguridad de los pilotos.