Lewis Hamilton gana a Rosberg en la última vuelta en Austria

Lewis Hamilton se ha hecho con la victoria del GP de Austria después de adelantar a Nico Rosberg en la última vuelta de la carrera. Los dos pilotos de Mercedes se tocaron en el último giro y el alemán salió peor parado, al quedarse sin alerón delantero. Aún así pudo entrar en meta en cuarta posición, por lo que minimiza los daños tras la victoria de Hamilton. Completaron el podio Max Verstappen y Kimi Räikkönen. Carlos Sainz remontó hasta la octava plaza y Fernando Alonso se vio obligado a abandonar a 5 vueltas del final.

La carrera del Gran Premio de Austria pintaba muy interesante por la gran cantidad de elementos que se habían juntado antes del inicio de la prueba. La amenaza de lluvia, las sanciones que habían provocado una parrilla atípica, los neumáticos que había escogido cada pilotos para la salida... Y todo esto hizo que la carrera de Austria fuese una de las mejores de la temporada.

La salida fue limpia, sin toques importantes. Pascal Wehrlein se equivocó de posición y tuvo que meter marcha atrás para colocarse en la duodécima plaza. Felipe Massa había dejado la décima posición vacía porque tuvo que salir desde el pit lane al cambiar el alerón delantero, que estaba dañado. Carlos Sainz realizó una salida espectacular y ganó muchas plazas. No pudo hacerlo Fernando Alonso, que se vio tapado por Wehrlein en los primeros metros y no pudo adelantar por el interior de la primera curva. Su compañero de equipo, Jenson Button, que partía tercero, salió bien y pudo ganarle la posición a Nico Hülkenberg, que arrancó fatal desde la segunda plaza.

Abandonos de Kvyat y Vettel

No tardó en llegar el primer abandono. Fue Daniil Kvyat, que tuvo algún problema mecánico y tuvo que abandonar su Toro Rosso en una escapatoria en la vuelta 4. Cierra así un fin de semana horrible. Hülkenberg fue perdiendo fuelle y todos los pilotos le fueron pasando poco a poco. Button aguantó un poco más y puede presumir de haber tenido a Räikkönen 6 vueltas detrás. Teniendo en cuenta el nivel de Ferrari y el de McLaren, es todo un logro. Menos tardaron Rosberg y Vettel en pasar al inglés. El de Mercedes fue como un tiro y fue ganando posiciones con suma facilidad.

Fue entonces momento para pasar por boxes. Los neumáticos ultrablandos y los superblandos duraron menos de lo esperado y los pilotos tuvieron que empezar a pasar por el pit lane para cambiarlos. La escasa durabilidad de estos dos compuestos hizo que los pilotos tuviesen que apostar por los blandos, algo que nadie esperaba. Fue en boxes donde Lewis Hamilton perdió la posición con Nico Rosberg. El piloto inglés esperó demasiado a hacer su primera parada, quien sabe si para esperar a ver si la lluvia terminaba de caer. No fue así y Lewis salió por detrás de Rosberg, perjudicado también por una mala parada del equipo Mercedes.

Sebastian Vettel estaba tratando de estirar su stint para plantar cara a los Mercedes, pero los neumáticos no aguantaron la presión y uno de los traseros estalló en plena recta de meta, provocando un accidente a alta velocidad. El piloto alemán tuvo suerte y salió ileso del coche, pero desde luego no es una bonita forma de celebrar su 29º cumpleaños. Salió el Safety Car para retirar todos los trozos del neumático y del coche. Se mantuvo en pista casi 10 minutos, tiempo que aprovecharon muchos pilotos para hacer su segunda parada. No lo hicieron los Mercedes, ni siquiera Nico Rosberg, que llevaba enganchado uno de los trozos del neumático de Vettel en la parte baja del Mercedes.

Pelea en Mercedes

A mitad de carrera vimos una batalla preciosa a mitad de tabla. Felipe Nasr estaba en una posición muy adelantada para el nivel que tiene su Sauber y montó un trenecito, que agrupó a varios pilotos, entre ellos los dos McLaren y Carlos Sainz. El piloto brasileño fue perdiendo plazas conforme los pilotos que venían por detrás encontraban un hueco para pasarle y terminó entrando en boxes. Carlos Sainz fue uno de los protagonistas en este momento de la carrera. El piloto madrileño pareció encontrar el ritmo que le había faltado en la primera mitad de la carrera y fue ganando plazas hasta meterse en el top 10. Fernando Alonso estaba rondando los puntos, pero tuvo que retirarse a cinco vueltas del final por un problema en el ERS. Tras la carrera hemos sabido que el asturiano llevaba con problemas en el motor desde la vuelta 3. Mejor suerte tuvo su compañero. Button no pudo conservar la tercera plaza de salida, pero se metió sexto y sumó unos puntos importantísimos para McLaren.

En los últimos giros la carrera ganó aún más en emoción. Hamilton intentó el undercut sobre Rosberg, pero de nuevo fue una mala parada de Mercedes y el alemán conservó el liderato. Para enfado del inglés, su compañero encima llevaba neumáticos más blandos. Esto pareció encender al vigente campeón y se pegó a Rosberg. No fue hasta la última vuelta cuando pudo meter el morro a su rival. Los dos terminaron tocándose y Rosberg salió peor parado, quedándose con el alerón delantero bajo el coche. Hamilton lo aprovechó para pasarle y hacerse con la victoria. Rosberg perdió la posición con Verstappen y Räikkönen, que venían por detrás, pero pudo entrar cuarto en meta, minimizando los daños. Ya sea por un problema en los frenos o por exceso de ambición, Rosberg no acertó en la maniobra y pierde terreno en el Mundial.

Aún faltaban cosas por pasar. Checo Pérez perdió los frenos y tuvo un accidente en los últimos metros, chocando a mucha velocidad contra las barreras. Era el segundo abandono de Force India en carrera, ya que Nico Hülkenberg se había visto obligado a retirarse apenas unos giros antes, casi a la par que Fernando Alonso. Felipe Massa también tuvo que bajarse del coche antes de tiempo por algún problema en su Williams. Todos estos abandonos hicieron que Pascal Wehrlein subiese hasta la décima plaza, consiguiendo el primer punto en la historia de Manor, el primero desde que Jules Bianchi puntuase en Mónaco 2014 bajo la denominación de Marussia.

Tabla de tiempos

Tiempos Austria