Roberto Merhi sigue demostrando su talento con Manor, pero en Le Mans

Roberto Merhi ha demostrado, una vez más, porque es uno de los mejores pilotos españoles de la alta competición con su actuación en las 24h de Le Mans con el equipo Manor, una estructura que le vio despuntar en la Fórmula 1 en 2015 frente a sus compañeros de equipo.

MER-MAN-24HLM (2)
Roberto Merhi en Le Mans

La Fórmula 1 en 2015 repitió, por segunda vez, la curiosidad de contar con 3 pilotos españoles cumpliendo las funciones de piloto oficial gracias a la participación de Fernando Alonso, Carlos Sainz y Roberto Merhi. Los dos primeros han contado con la suerte de poder estar presentes en la categoría reina del automovilismo, pero el tercero ha tenido que buscarse un nuevo futuro y la antigua dirección de Manor Racing le dio la oportunidad en el Mundial de Resistencias (WEC) a sabiendas del gran rendimiento del castellonense.

Graeme Lowdon y John Booth dejaron la Fórmula 1 a finales del año pasado, pero su vinculación con el mundo del automovilismo no quedó ahí. Sorprendiendo a todo el mundo, los ex-dirigentes de Manor se llevaron la marca al mundial de resistencia para formar parte de la categoría LMP2, la cual está diseñada para equipos independientes, con un vehículo con motor Nissan y chasis de Oreca. Este cambio de disciplina no se olvidaron de lo aprendido en Fórmula 1 y se llevaron a Roberto Merhi, que llegaba por primera vez a una competición de estas características pero que ya en su segunda carrera, en las 6 horas de Spa, conseguía meterse en el podio gracias a la tercera posición dentro de los LMP2 y noveno de la general.

Con esta situación el WEC llegaba a la carrera de las carreras, Las 24 horas de Le Mans. En un primer momento no estaba prevista la participación de Roberto Merhi, pero para cubrir el sitio que Will Stevens dejaba al irse a G-Drive Manor decidió llamar al español. Formando equipo con Matt Rao y Tor Graves, Merhi se mostró desde los primeros compases de la carrera, desde los entrenamientos, como el líder de la estructura inglesa. Pero fue hasta la primera de las clasificaciones cuando Merhi dio las primeras pinceladas de su talento, consiguiendo el cuarto mejor tiempo de la LMP2, y que se completaría con el mejor crono en la última sesión de qualy celebrada en la noche del jueves.

Y por fin llegó el día, Roberto Merhi tomaba la salida de Le Mans por primera vez. El equipo Manor decidió que él debía ser el piloto que lanzara la carrera y poco tardamos en entender el porqué. Después de casi una hora detrás de Safety Car, por la lluvia, Roberto dio una lección de estrategia montando los neumáticos de seco antes que nadie e impuso un ritmo que pronto le llevó a liderar la categoría. En total Merhi completó un bucle de 4 horas, de las cuales se pasó dos en cabeza y con un ritmo inalcanzable para sus rivales.

¿Una vuelta rápida? ¿Otra? ¿Y otra más?, los comentaristas de Le Mans perdieron la cuenta del número de vueltas rápidas que completó poque sus cronos mejoraban vuelta a vuelta y su distancia con el segundo clasificado cada vez era mayor, hasta tal punto que en el momento del cambio la ventaja de Manor era de 50 segundos. El de Benicàssim casi le endosa un minuto al siguiente LMP2 en el momento de bajarse del Manor y cederle el turno a Matt Rao.

La pregunta que se hará la gente no viera la carrera, poca dada las magnitudes de las 24h de Le Mans, se preguntará porque no se habla en las noticias de un victoria de Manor en LMP2 y la pregunta es muy fácil, sus compañeros. El trabajo de Merhi de poco sirvió ya que Rao encadenó error tras error, incluido un trompo, para pasar de un colchón de casi un minutos a perder 12 vueltas con el líder de la categoría en menos de 4 horas. Y la actuación de Tor Graves tampoco es que estuviera al nivel de Merhi, estaba claro que el español era el alma del equipo y que con él en el garaje las cosas iban de mal en peor. Y llegados a este punto hay gente que podría tacharnos de hipócritas o que sólo defendemos la actuación de Merhi, pero es que el de Castellón, en su regreso a partir de la media noche, volvió a poner al Manor al frente de los tiempos. Es decir, mientras que Roberto estuvo subido al coche número 44, ningún LMP2 consiguió seguir su ritmo, pero cuando sus compañero eran los que pilotaban el coche sufrió salidas de pista, un ritmo realmente lento e incluso varios accidente, uno de estos terminó con la participación de Manor en la carrera a falta de 3 horas y media.


Esta publicación puede que no encaje con nuestro contenido habitual, pero tiene más de lo que parece. Roberto Merhi tuvo que abandonar la Fórmula 1 por falta de apoyos económicos, la competición se está convirtiendo en un auténtico mercado, mientras que el mundial de resistencia está apostando por el talento. Porque no hay que olvidar que el castellonense no está aportando patrocinadores al equipo, como ya ocurría el año pasado. ¿De verdad compensan los sacos de dinero y pilotos como Haryanto a el talento y las dotes de conducción? La Fórmula 1 debería de haber echado un vistazo al circuito de Le Sarthe y tomar nota. Desde PitLane F1 esperamos que las marcas se hayan fijado bien en el piloto que se esconde bajo el casco verde, amarillo y rojo, porque con un buen coche y mejores compañeros, el éxito está garantizado.