Max Verstappen hace historia y gana en Barcelona su primera carrera

Increíble, histórico, grandioso. Son los calificativos para Max Verstappen, que se ha convertido en el ganador más joven de la historia en Fórmula 1. El holandés aprovechó el accidente entre los Mercedes para hacer una brillante carrera y cruzar por primera vez la meta en primera posición. Completaron el podio los dos Ferrari tras una pelea preciosa con los Red Bull. Carlos Sainz firmó una gran sexta plaza en casa y Fernando Alonso se vio obligado a abandonar por un nuevo problema en el motor Honda.

14633208593992

La carrera de Barcelona se presentaba muy interesante. Después de la clasificación de ayer había muchas preguntas sin resolver. Una de ellas era qué iba a pasar con los dos Mercedes. Lewis Hamilton ganó la batalla ayer a Nico Rosberg y en la salida se iban a jugar gran parte de la carrera. Con lo difícil que es adelantar aquí ir primero es clave, no solo para elegir estrategia. Se apagó el semáforo y Rosberg volvió a salir mejor que Hamilton. Le ganó la posición y Lewis, que no se podía permitir volver a quedar por detrás de su compañero, intentó devolvérsela después del curvón. Se metió en la hierba y perdió el control del coche, llevándose por delante a Rosberg. A las primeras de cambio se quedaban fuera los dos contendientes por el título y nos dejaban un panorama inaudito hasta el momento.

Por detrás, Carlos Sainz notó el correr en casa y se marcó una salida espectacular, colocándose tercero por delante de los Ferrari justo en el momento del accidente entre los Mercedes. Salió el Safety Car y el madrileño pudo tomarse unos giros de respiro. El coche de seguridad estuvo hasta la vuelta 4. Se relanzó la carrera y vimos a Vettel atacar a Sainz para irse tras los Red Bull. Le costó unas cuantas vueltas al alemán, pero la unidad de potencia de 2016 se notó y le adelantó en la recta de meta. Poco después repitió la maniobra Kimi Räikkönen, aunque el finés tuvo que saltarse la curva 1 un giro antes en su intento de pasar al madrileño.

Abandono de Hülkenberg

Se presentaba entonces una carrera apasionante. Lideraban los Red Bull, con los Ferrari persiguiendo su estela. Poco a poco Vettel se fue pegando al alerón trasero de Max Verstappen, pero no pudo meterle el coche en ningún momento. Se fueron calcando estrategias, pero se mantenía el orden en pista. Al menos hasta el último pit stop. En ese momento Red Bull decidió optar por estrategias diferentes para Ricciardo y Verstappen y Ferrari decidió calcarles con Vettel y Räikkönen, respectivamente. Se quedó entonces emparejado Vettel con Ricciardo y Verstappen con Räikkönen. Los primeros luchaban por la victoria y los segundos por el podio.

Llegó entonces el abandono de Nico Hülkenberg. El ingeniero del alemán le mandó parar el coche al salir fuego de la parte trasera del Force India. El propio piloto se encargó de usar el extintor para apagar las llamas. Carlos Sainz se aprovechó de este abandono, ya que el alemán era uno de sus posibles rivales a final de carrera. El de Toro Rosso se estabilizó en la sexta posición, por detrás de Valtteri Bottas y con margen por delante de Sergio Pérez. Por detrás veíamos unas cuantas luchas fratricidas entre pilotos del mismo equipo. Primero fueron los Haas, que estuvieron a punto de tocarse, y después los Sauber, en plena frenada de la recta de meta.

Abandono de Alonso

Vettel decidió hacer jaque a Red Bull adelantando su última parada para hacer el undercut a Ricciardo. Amagó un giro antes Ferrari, pero Red Bull no picó y en la vuelta siguiente Vettel decidió parar. Ya con la carta del pit stop perdida, Red Bull decidió mantener a Daniel unas vueltas más en pista. Cuando el australiano paró le tocó recortar la diferencia con Vettel en pista y llegó a falta de unos giros para el final. Verstappen y Räikkönen iban por delante, intentando llegar al final con un paso menos por boxes. Räikkönen atacó a Verstappen y Ricciardo atacó a Vettel en su persecución sobre sus compañeros de equipo. La pelea fue emocionante, llegando incluso a rodar en paralelo en la primera curva y provocando nuevos gritos de Vettel por la radio.

En la vuelta 47 llegó la decepción de la carrera. Fernando Alonso se veía obligado a abandonar por una pérdida de potencia en su motor Honda. Un nuevo problema de fiabilidad en su unidad de potencia y en el peor sitio posible, en casa y cuando tenía opciones de puntuar. El otro español, Sainz, se mantenía sexto sin agobios y manteniendo la distancia con Checo Pérez.

En las últimas vueltas parecía que lo lógico sería que Vettel y Ricciardo hubiesen cazado a Verstappen y Ricciardo, pero no fueron capaces y Max solo se tuvo que preocupar por contener a Räikkönen, que no fue capaz de adelantar al holandés. Por detrás, Ricciardo pinchó el neumático trasero izquierdo a pesar de ser el piloto con los neumáticos más frescos y tuvo que entrar en boxes. Mantuvo la cuarta posición por la gran distancia que le separaba del quinto clasificado, pero fue una fea manera de acabar una carrera que lideró mucho tiempo.

Tabla de tiempos

14633207411990