¿Es aburrida la F1 actual?

La Fórmula 1 actual vive momentos de crisis. No apasiona, no engancha, y voces muy autorizadas desde dentro del paddock ya alzan la voz para acabar con esto. Son diversos factores los que hacen que una competición que aúna millones de euros sea cada vez menos popular entre la gente, incluso empieza a ser una opinión consensuada que la Fórmula 1 es un deporte aburrido. ¿A qué se debe esto? Hay muchos factores: la falta de lucha por el título, la complejidad de las reglas del campeonato o el alejamiento del circo de la gente pueden ser algunos de los factores determinantes para que cada vez la Fórmula 1 sea más aburrida según muchos.

Alonso y Hamilton en rueda de prensa

"Es aburrida a la hora de conducir y a la hora del espectador"

Los pilotos de la parrilla no se cortan, y los que se han pronunciado contra el espectáculo de la Fórmula 1 son los tres pilotos que con mayor diferencia han sido los protagonistas de la última década en la Fórmula 1: Lewis Hamilton, Sebastian Vettel y Fernando Alonso. Casi nada, nueves campeonatos de pilotos y 117 victorias entre los tres. Tres pilotos que se han quejado del camino que está tomando la Fórmula 1 y cuyos dardos llevan un destino principal: Bernie Ecclestone, aunque sin mentarlo claro.

Uno de los más críticos, como viene siendo habitual, es el español Fernando Alonso. "Esta Fórmula 1 no le gusta a nadie", afirmó el piloto español. "Es una F1 diferente y más aburrida para conducir desde el punto de vista del piloto", comentó Alonso, pero no solo se queda con su visión egoísta de piloto, sino que también piensa en los espectadores: "Y para el espectador pues las audiencias tampoco engañan, siguen bajando y bajando".

Alguno dirá que Alonso se manifiesta en este sentido por sus últimos fracasos, pero si hay alguien que debería estar contento con la actual Fórmula 1 ese es Lewis Hamilton, tricampeón del mundo por la gracia de Mercedes y su dominio aplastador e insultante sobre el resto. Pero Lewis también se manifiesta en este sentido. Cuando hace poco le preguntaban al inglés por el estado actual de la Fórmula 1 le daban tres opciones posibles: rota, sin sentido o con buena salud. Pues el inglés optó por las dos primeras opciones, para él la Fórmula 1 está rota y sin sentido. Es más, el inglés echa leña al fuego y afirma que "Moto GP es más excitante". Y por si fuese poco, el niño bueno de la Fórmula 1, Sebastian Vettel, también se suma a esta corriente de crítica a la Fórmula 1, atacando directamente a la cúpula de la Fórmula 1 que tradicionalmente lo ha tratado muy bien: "detrás de bastidores las últimas decisiones que se han tomado revelan una falta de liderazgo".

Las razones del aburrimiento

Hay distintos motivos para las causas de este aburrimiento generalizado que parece asentarse entre los pilotos y los espectadores. Algunos pilotos apuntan al que cambio continuo de normativa solo complica las cosas para los aficionados, que cada temporada se encuentran con un deporte más complicado de entender a la vez que con menos lucha. Tanto es así que hubo que inventar el DRS para poder ver adelantamientos en las carreras. Además, a medida que las reglamentaciones técnicas se van complicados, los ingenieros tienen menos margen para realizar su labor de forma creativa y los pilotos se encuentran con monoplazas más lentos y donde su participación en el rendimiento es cada vez menor.

Sin embargo, la principal razón de esta caída del espectáculo que sufre la Fórmula 1 es la falta de lucha por el título. Llevamos cinco temporadas consecutivas donde el ganador del Mundial lo hace sin apenas oposición. Tan solo Fernando Alonso intentó como pudo luchar con Vettel algunos de sus Mundiales, pero todos sabíamos que tarde o temprano el Red Bull del alemán ganaría al Ferrari del español. Esta falta de lucha hace que desde antes de que el primer semáforo de la temporada se apague sepamos cuál será el ganador de la temporada y eso definitivamente mata a cualquier deporte porque cuando un espectador normal enciende la tele para ver cualquier evento deportivo lo que desea es ver ganar a su favorito o divertirse con el espectáculo. Los últimos Mundiales de Vettel y Hamilton, merecidos sin duda, se han cargado una gran masa de seguidores en todo el mundo, que preferían ver otros espectáculos antes que unas carreras donde ya se sabía previamente el ganador. Hay espectadores experimentados de la Fórmula 1 que se contentan con ver un gran adelantamiento entre el 10º y el 11º pero lo normal es que el interés esté en la lucha por el ganador y no por batallas secundarias.

Y a todo esto se le suma un interés extraño, dirigido por el dinero rápido e inmediato, de los dirigentes de la Fórmula 1 por intentar encerrar todo su contenido en sus dominios. Es cierto que es tendencia generalizada privatizar los contenidos porque la información es poder en el siglo XXI, pero la FIA y lo FOM lo llevan demasiado lejos, capando el poder publicitario y de captación de seguidores de las redes sociales. Hace poco más de una hora ha finalizado el partido Real Madrid - Celta de la Primera División Española de fútbol. En Internet ya podemos encontrar multitud de vídeos e imágenes sobre el partido, sin que nadie intente poner freno a eso. Esos vídeos e imágenes que corren por todo el mundo publicitan un deporte y unos equipos y ayudan a más gente a seguirlos. Y eso, por cierto, se traduce en más dinero para todos. En cambio, a Grosjean se le exigió hace poco retirar de su Facebook las imágenes de la presentación de su equipo.

La Fórmula 1 pasa por malos momentos según muchos. ¿Y tú? ¿Crees que la Fórmula 1 actual es aburrida?