El 2015 de... Toro Rosso

La escudería italiana consigue la mejor temporada de su corta historia en Fórmula 1 con dos jóvenes y talentosos pilotos. Los problemas mecánicos les han privado de conseguir varios puntos, acabando en el 7º lugar del campeonato del mundo. En su décimo aniversario, Toro Rosso ha asombrado a propios y extraños con Verstappen y Sainz. 

Toro Rosso
La temporada 2015 de Toro Rosso | Foto Pitlane F1

La pretemporada de Toro Rosso

El 31 de enero daba comienzo la temporada 2015 para la escudería italiana con sede en Faenza. Los hermanos menores de Red Bull presentaban su monoplaza un día antes de comenzar los test de pretemporada. Y se trataba de un monoplaza especial, pues este año se cumplían 10 años desde su debut en la categoría reina del automovilismo. Y para liderar la década de Toro Rosso en Fórmula 1 contaban con dos jóvenes promesas: Carlos Sainz y Max Verstappen eran los encargados de pilotar el STR10.

Con un motor Renault varios escalones por debajo del Mercedes y el Ferrari, durante los test tuvieron un desempeño regular, siendo el tercer equipo con más kilómetros tanto en Jerez como en las dos tandas en Montmeló. 1563 kilómetros en Jerez, 1917 en la primera jornada en Montmeló y 2061 en la segunda. El motor se iba poniendo a punto para el inicio en Australia y las sensaciones eran buenas.

La temporada de Toro Rosso

La primera carrera de la temporada ya dejó la impresión de que los novatos de Toro Rosso darían guerra durante toda la temporada. En ella, Carlos Sainz sumó sus primeros puntos en Fórmula 1 tras acabar noveno y después de clasificar en el séptimo lugar. Pero si Merbourne dejó cosas buenas, también hizo lo propio con las no tan buenas: Max Verstappen abandonaba a mitad de carrera por un problema en el motor, el auténtico quebradero de cabeza durante la temporada para todo el equipo. Pronto se repondría y en la siguiente cita en Malasia cosechó un séptimo puesto seguido de su compañero.

Los problemas de motor seguían según avanzaba la temporada: en China Verstappen se quedaba parado en la recta de meta a pocas vueltas del final y en Bahréin un problema eléctrico le dejaba fuera. También abandonó Sainz en Bahréin, pero en su caso por un fallo en boxes, donde no le montaron bien uno de los neumáticos. Tras varias carreras de alternar buenos resultados con ceros para su casillero, en Hungría llegó el mejor resultado en carrera. Una carrera loca y el buen hacer de Max dieron como resultado el cuarto puesto para el holandés, posición que repetiría en Austin.

La de Estados Unidos fue la mejor carrera para Toro Rosso, que sumaron 18 puntos en suelo americano. Al cuarto puesto de Verstappen se sumó el séptimo de Sainz. Antes, en Rusia, Carlos sufrió su accidente más fuerte del año. Durante los libres 3 su coche le hizo un extraño y se fue contra las protecciones. Por suerte pudo disputar la carrera, aunque un problema de frenos le dejó fuera cuando marchaba en sexta posición. Las últimas carreras no fueron todo lo bien que desearían en Toro Rosso, con sólo cuatro puntos en las tres últimas carreras. En plena lucha con Lotus por intentar el sexto puesto en el mundial, los monoplazas italianos no pudieron con la futura escudería Renault.

La anécdota de 2015

Como anécdota quizá podríamos destacar el gran papel de los dos pilotos de Toro Rosso. Dos debutantes en la categoría, muy jóvenes pero con un talento que con seguridad les hará ser el futuro más inmediato de la Fórmula 1. Especialmente destacable el caso de Max, que comenzó el mundial cuando aún era menor de edad y tras llegar directamente de la Fórmula 3.

La competencia dentro de la pista este año ha sido feroz, con unas diferencias muy reducidas entre un piloto y otro. En clasificación, el madrileño ganó por un ajustado 10-9, mientras que en carrera es el holandés el que consiguió mejores resultados. Con una temporada de experiencia en sus espaldas, el año que viene se antoja importante para estas dos promesas del automovilismo.

Los conflictos de Toro Rosso

El principal problema de la escudería de Faenza tiene nombre francés: Renault. El motorista galo no ha sido capaz de reducir la diferencia con Mercedes, y no solo eso, sino que se ha visto superada por los motores de Ferrari. Además, su fiabilidad se ha visto reducida y en muchas ocasiones los STR10 han abandonado carreras antes de tiempo por problemas en los propulsores.

Toro Rosso
Sainz es remolcado en el GP de Brasil

Sin llegar a los niveles de Red Bull, han tenido sus desencuentros con la marca francesa y el año que viene cambiarán su proveedor de motores. Carlos Sainz ha sumado 7 abandonos en 19 carreras, todos ellos por problemas ajenos a él. La mayoría relacionados con el motor, otros como los problemas de frenos o el fallo en boxes al ponerle un neumático no. Destaca el problema de Brasil, donde tras salir a la vuelta de instalación para tomar su sitio en parrilla se quedó parado nada más salir, teniendo que ser remolcado por un coche.

Otro aspecto en el que mejorar por parte de Toro Rosso es el de las paradas en boxes. En multitud de ocasiones hemos podido ver problemas durante los cambios de neumáticos, especialmente en el caso de Carlos Sainz, que si bien él ha cometido sus errores, desde boxes también le han perjudicado.

El futuro de Toro Rosso

En 2015, coincidiendo con su décima temporada en Fórmula 1, han conseguido batir su récord de puntos. Su mejor marca la tenían en 2011 con 41 puntos, con Jaime Alguersuari y Sébastien Buemi como pareja de pilotos. Lo que no han mejorado es la sexta posición en el campeonato conseguida en 2008 con Vettel y Bourdais a los mandos del STR3.

Ahora en 2016 se abre una nueva etapa. Todavía no es oficial, pero Ferrari será su nuevo suministrador de motores. Con un motor más fiable y potente se presuma una buena temporada para Toro Rosso, pese a que llevarán la especificación de motor de este año. Regresan así a su unión con la Scuderia Ferrari, que ya les suministró motores de 2007 a 2013 (en 2006, su primer año, llevaban motores Cosworth).

Evolución de puntos

toro rosso
Evolución de la temporada en Toro Rosso | Elaboración propia