¿Qué es realmente la Fórmula 1? (parte II)

Cuando hablamos de Fórmula 1 y nos centramos en sus datos nos vemos obligados a hacer un resumen conjunto y general de qué es realmente la Fórmula 1 en datos, qué significa para una marca, para una empresa, para un empresario, estar ahí, formar parte de este Gran Circo.

F1

La Fórmula 1 viaja cada año en función de su calendario a una media de 20 países diferentes, 20 economías donde hacer negocios, 20 localizaciones en las cuales, por ejemplo, una empresa española con intereses en LATAM, puede utilizar esta plataforma de captación y generación de negocio que es la Fórmula 1 para hacer sus negocios tanto en el plano B2B como en el B2C, aprovechando en este caso, las carreras de México y Brasil. Por poner otro ejemplo, en la última carrera que hemos visto de México 2015, los monoplazas de la escudería Manor llevaban el sponsor de “Centro Castellano”. Esta empresa es una compañía local de México que se dedica a la hostelería con un gran número de restaurantes de lujo especializados en comida española repartidos por todo su territorio, pues bien alguien puede pensar que no tiene mucho sentido publicitarse sólo para una carrera cuando en tu país ya te conoce todo el mundo. No es eso, esa carrera, con la expectación que había tras la ausencia de 23 años en el calendario, fue vista por más de 400 millones de personas a nivel mundial, gente que en un porcentaje grande o pequeño se pudieron quedar con dicho sponsor, gente que son potenciales turistas en México, y gente que en algún momento de su vida si viajan a México y quieren ir a cenar a un restaurante tal vez piensen en alguno de Centro Castellano. Pero la capitalización de este patrocinio no queda sólo en esto, ya que en el paddock del circuito de los Hermanos Rodríguez durante todo el fin de semana hubo muchos empresarios latinoamericanos y estadounidenses que fueron invitados o de motu proprio, pero que estaban ahí… y más de alguno terminó comiendo y cenando en un Centro Castellano.

La Fórmula 1 es un evento que se ve en 187 países .La magnitud de alcance de este dato es brutal, desde el plano más puramente B2C, ello quiere decir que una marca que se anuncia en Fórmula 1, está siendo vista de manera simultánea en esos 187 países. Sin duda, no existe un anuncio de TV que tenga tal alcance.

Como venimos diciendo a lo largo de este artículo, la Fórmula 1 es un paraíso para los negocios y el tan famoso y conocido networking empresarial hoy en día, y es en ese punto donde las marcas y los empresarios han de aprovecharlo. Para ello conviene recordar la gran cantidad de dinero que una marca invierte en activación del patrocinio (de ello hablaré en otro artículo). Por poner un ejemplo de una compañía que, bajo mi punto de vista, lo está haciendo muy bien en Fórmula 1, y es RANDSTAD, patrocinador del equipo Williams Martini Racing desde hace muchos años, utiliza la Fórmula 1 como un equilibrio y compendio de B2B y B2C. Primero hemos de ver y pensar a qué se dedica RANDSTAD. Empresa que, a nivel internacional, cuenta con más de 4.700 oficinas en todo el mundo, con presencia en 43 países, situándose como líderes en soluciones globales de recursos humanos.

Randstad

El negocio de Randstad funciona de la siguiente manera. Por un lado busca empresas que se hagan clientes suyos para buscarles y darles soluciones GLOBALES de RRHH, en definitiva B2B, y por otro lado, busca candidatos (B2C) para cubrir las necesidades de tales empresas, y así cerrar el círculo… Ahora bien, si entras en la web de Randstad verás que ya desde su inicio está claro su posicionamiento: diferenciando muy bien cómo han de cerrar su negocio. Pues esta perfecta diferenciación del mismo lo ha llevado a la práctica con la precisión de un cirujano a la hora de hacer su correcta activación en la F1. Es decir, por un lado tienen el soporte de una plataforma inmejorable de visibilidad que es el monoplaza del equipo Williams, así de esta manera el plano B2C digamos que ya lo tiene cubierto.

B2B

Hemos de pensar y analizar un dato. En el año 2014 Randstad invirtió en patrocinio 3,8M de euros más 3,1M en activación del mismo, lo que nos da un total de 6,9 M de euros. Pues bien, a lo largo de toda la temporada invitó al paddock a un total de 485 personas, empresarios, gerentes de compañías, etc… clientes potenciales con los que poder hacer negocios y ofrecer sus servicios. Producto de esas “invitaciones” Randstad, al final de la temporada, obtuvo contratos que le generaron (insisto, solo producto de esas invitaciones) un beneficio de 12,9M de euros, con lo que nos hace pensar que ese importe invertido, que no gastado en activación, está muy bien invertido. Si a eso le sumamos toda la visibilidad que ha tenido la marca, producto de los impactos televisivos, en medios escritos y en prensa, así como en internet, hacen de su negocio en la Fórmula 1 un negocio muy rentable para ellos.

Por todo ello siempre concluimos que la Fórmula 1 es un oasis de negocio, contactos, gestiones, futuros acuerdos, una plataforma de visibilidad única en el deporte, que conjuga a la perfección el lujo, el glamour, los negocios, la exclusividad, los contactos… Pero sin olvidar un detalle, que no todo es oro lo que reluce en la Fórmula 1. Para muestra un detalle: de todos los equipos que componen la parrilla, prácticamente ninguno atesora beneficios económicos como equipo en sí… Muchos de ellos pasan auténticas penurias para cuadrar sus balances, y entonces, ¿por qué siguen en el Gran Circo? Pongamos como ejemplo al equipo Lotus, el propio Gerard López, reconoció que para él la Fórmula 1 era una excusa y una plataforma de negocios, donde el equipo era el medio y Genii Capital quien ponía parte del dinero y que a su vez utilizaba todo el entramado de la Fórmula 1 para hacer muchos y muy buenos negocios worldwide.