Helmut Marko apuesta por los motores Ferrari

El culebrón entre Red Bull Racing y Renault continúa y desde el equipo comienzan a manifestar su deseo por el constructor de motores italiano. Ferrari seria la opción que bajarán los de Milton Keynes para volver a triunfar en la Fórmula 1.

Durante toda la temporada ha sido muy comentada la situación entre Renault y Red Bull, una unión que ha conseguido muchos triunfos en el pasado y que se convirtió en la alianza más laureada del siglo XXI.

Pero la relación entre el motorista francés y la escudería de la bebida energética ha decaído con la llegada de los motores V6 Turbo y los problemas del Renault Energy V6, y la ruptura parece inminente. Sobre esto, ha hablado Helmut Marko:

 "Podría ser un primer paso para tener un motor competitivo de nuevo.Sería bueno tomar una decisión cuanto antes. De esta manera no nos veríamos defavorecidos desde el principio"

Pero tal vez debería replantearse romper la relación con Renault por el bien de su economía. El acuerdo para suministrar motores llega hasta el año 2017 y el finalizar este contrato antes de tiempo supondría una multa para Red Bull de 67 millones de euros. Y ahí no queda todo, Infinity es uno de los principales patrocinadores de la escudería austriaca, un patrocinio que desaparecería de sus monoplazas si Renault deja de suministrar los motores. Y no es el único, Total también dejaría de patrocinar a Red Bull y entre los dos dejarían de aportar 70 millones que irían destinados al futuro Renault F1 Team.

En Red Bull son conscientes de las consecuencias de dejar a Renault y en Singapur se reunirán para intentar llegar a un acuerdo.