Mercedes vence en la pista y en los despachos

La victoria de Hamilton pendía de un hilo por la investigación abierta en torno a las presiones de sus neumáticos, que estaban 0.3 psi por debajo del límite permitido. Mercedes argumentó que la desconexión de las mantas calentadoras provocó una disminución de la temperatura y, consecuentemente, una bajada de la presión, algo que convenció a la FIA para no sancionar al inglés. Con la retirada de Rosberg, el bicampeón está a tiro de piedra de su tercer mundial.

Hamilton, visiblemente angustiado en el podio de Monza. | Imagen: www.ftw.usatoday.com
Hamilton, visiblemente angustiado en el podio de Monza. | Imagen: www.ftw.usatoday.com

Así se van los pilotos de Italia

  • Lewis Hamilton: Pese a la preocupación por si el fallo en el motor de Rosberg se reproducía en el suyo, Hamilton estaba confiado de hacer una buena carrera en Monza que le permitiera distanciarse de su compañero y rival. Así lo demostraba desde los primeros metros, con una salida perfecta desde la 'pole' que le permitía mantener la primera plaza, defendiendo, eso sí, el interior de la curva 1 con Sebastian Vettel. A partir de entonces, la diferencia con el alemán iba a aumentar vuelta tras vuelta hasta el momento de las paradas. Tras el pit stop de Vettel en la vuelta 25, Hamilton entraba un giro después, apurando así su juego de gomas blandas. El paseo triunfal del bicampeón continuaba con los neumáticos medios, ya que la distancia con Vettel llegaba a casi 20 segundos en el ecuador de la carrera. Sin embargo, las complicaciones comenzaban a partir de entonces. Hamilton recibía órdenes desde el muro para abrir un hueco de 25 segundos que le permitiera salir airoso de una penalización de este tipo, y es que en Mercedes ya eran conscientes de que posiblemente recibieran una sanción por llevar las presiones de los neumáticos inferiores a los 19.5 psi exigidos, en este caso 0.3 menos. Con la carrera concluída, el inglés celebraba a medio gas su gran victoria, a sabiendas de que la FIA podía sancionarle. Sin embargo, la bajada de temperatura ocasionada por la desconexión de las mantas térmicas era un argumento suficiente para los comisarios, que absolvían a un Hamilton que se va de Monza con el tercer título casi en el bolsillo.
  • Nico Rosberg: desde la cuarta posición, Nico Rosberg afrontaba una carrera complicada. Su ritmo se presumía inferior al de los Ferrari, dada su inferioridad mecánica al verse obligado a montar una unidad de potencia con 5 Grandes Premios a sus espaldas. Los primeros metros no iban a traer mejores presagios. La salida a trompicones de Räikkönen impedía a Rosberg realizar una trayectoria normal, al tener que esquivar al Ferrari. Esa falta de potencia ocasionaba que perdiera la posición con dos pilotos, algo que no iba a mejorar hasta el momento de entrar en boxes en la vuelta 19. El alemán, 5º entonces, anticipaba su parada y hacía un efectivo 'undercut' a los dos Williams. Ya en un puesto de podio, el de Mercedes recortaba en cada giro unas décimas con respecto a Vettel, que veía peligrar su segunda posición. Las ilusiones de la escudería alemana por lograr un doblete se disipaban, no obstante, a dos vueltas para el final, cuando el motor de Rosberg rompía y con él las esperanzas de pelear a Hamilton un mundial casi decidido, en vista de los 53 puntos que separan a ambos pilotos tras la cita en el histórico trazado. Sus neumáticos, 1.1 psi inferiores a la presión permitida, iban a traer cola, también, en un post carrera agitado para el equipo Mercedes, aunque sin ningún tipo de consecuencia.

Así se va Mercedes de Italia

Nunca hubieran imaginado en Mercedes que el Gran Premio de Italia se les iba a complicar tanto con el paso del fin de semana. Al problema en el motor de Rosberg en los Libres 3, que impedía que pudiera utilizar la unidad de potencia evolucionada con los 7 tokens, se iba a sumar la rotura del motor viejo del alemán y la angustia por perder una victoria que Hamilton había merecido desde los entrenamientos hasta una carrera dominada de principio a fin. Complicaciones que han quedado en un susto en el caso de Hamilton y en un Gran Premio lapidario para Nico Rosberg, que en las próximas carreras esperará que la mala suerte cambie de box por una vez. La introducción de una evolución tan importante en un circuito que exige al máximo la potencia de los monoplazas puede interpretarse como un riesgo absurdo tomado por la escudería de Brackley que, en cualquier caso, ha vuelto a evidenciar un apabullante ritmo, incapaz de seguir para los Ferrari. El equipo italiano deberá seguir trabajando de cara a 2016, ya que los 181 puntos que les separan con Mercedes en Constructores hacen imposible cualquier intento de lucha esta temporada.

Impresiones del Gran Premio

Declaraciones extraídas de la web de Mercedes (traducción propia)

Lewis Hamilton

"Este fin de semana ha sido simplemente fantástico, perfecto para mí, no puedo recordar otro igual. Es una carrera especial para todos los pilotos, con este podio tan increíble. Me siento orgulloso de haber estado ahí, frente a ese mar de aficionados, siguiendo los pasos de tantos grandes pilotos que han ganado aquí. La salida estuvo ajustada pero pude mantener a raya a Sebastian. A partir de ahí todo estaba bajo control. El equilibrio no era el mejor en Clasificación pero fue uno de los mejores que he tenido en carrera. No puedo agradecer lo suficiente al equipo por todo su duro trabajo. Todo el mundo en Brackley y Brixworth está haciendo un trabajo increíble. Nunca había visto nada igual, así que gracias a todos".

Nico Rosberg

"Este fin de semana ha sido muy duro para mí. Había demasiados problemas en el coche, lo que hizo imposible que pudiera luchar por la victoria. Me duele mucho retirarme a solo dos o tres vueltas para el final. Algunas curvas antes había notado una pérdida anormal de potencia, pero todavía estaba esperando poder llegar a meta. Hemos dado un paso en la dirección equivocada en el mundial, pero quejarse no ayuda en estos casos. Solo puedo seguir empujando y volver aún más fuerte. Rendirme no es una opción para mí. Voy a empujar con fuerza para cambiar las cosas y seguir la dirección correcta a partir de Singapur, que es una de mis pistas favoritas. Estoy deseando que llegue ya".