Hamilton se lleva su quinta victoria de la temporada ante su público

Lewis Hamilton ha vuelto a subir a lo más alto del podio esta temporada en una carrera donde a excepción de otras no lo ha tenido nada fácil, ya que los dos Williams le pusieron contra las cuerdas en la fase inicial de la carrera tras una gran salida, aunque con una estrategia errónea y la llegada de la lluvia, se vieron superados por las balas plateadas. Sebastian Vettel cuajó una gran carrera, escalando hasta el podio desde su sexta posición de salida. Por el lado español, Fernando Alonso ha sumado el primer punto de la temporada y Roberto Merhi ha firmado su mejor posición en la Fórmula 1 con un 12º puesto muy trabajado. En cambio, Carlos Sainz no ha podido terminar la carrera cuando rodaba en posición de puntos.

Lewis Hamilton tras su victoria en el GP de Reino Unido

El Gran Premio de Reino Unido ha dado lugar a una de las mejores carreras del año. La esperanza de una victoria ajena a Mercedes, un McLaren en los puntos y, por fin, la aparición determinante de lluvia un domingo han sido algunos de los factores protagonistas en esta carrera. Los Mercedes se vieron contra las cuerdas en una primera fase de la carrera gracias a una excepcional salida de los dos Williams, con Massa realizando la primera curva al frente del pelotón y con Bottas disputándole muy duramente la posición a Lewis Hamilton.

Este cuarteto se distanció rápidamente del resto de monoplazas, un grupo más reducido que en otras carreras debido a cinco abandonos iniciales. Nasr tuvo un problema en su vuelta de instalación y no pudo disputar la carrera. A esta no participación se sumaron los dos Lotus y Button en la primera vuelta, cuando Maldonado y Grosjean chocaban entre sí debido a un problema de tracción y Alonso, intentando evitar el choque con ellos, perdía el control de su monoplaza impactando duramente contra su compañero de equipo, Button. Solo Fernando se salvaba de los cuatro implicados y podía continuar, aunque teniendo que parar a cambiar neumáticos y el alerón delantero. Este accidente daba lugar a un safety car tras el cual, Hamilton, en un movimiento desesperado por recuperar la primera posición, se fue largo en una curva y Bottas aprovechó para recuperar la posición, dejando hasta las primeras paradas la extravagante imagen de dos Williams por delante de dos Mercedes, en condiciones de seco y sin que los monoplazas alemanas parecieran tener oportunidades reales de adelantarlos. Poco después, Verstappen perdía el control de su coche haciendo un trompo a máxima velocidad y dejando su coche clavado en la grava, sumando otro abandono más.

Williams se duerme y Hamilton se pone líder

Hasta las primeras paradas no hubo movimientos destacados en la cabeza de carrera, donde Bottas intentaba pasar a un Massa con un ritmo mucho menor que el suyo pero no lo conseguía pese a disponer del permiso del equipo. Hamilton intentaba poner en presión a los Williams sin ser realmente una amenaza mientras que Rosberg no era capaz de presionar al inglés. En esta situación, y con Mercedes amenazando con una parada anticipada en la cual Williams no picó, Hamilton dio un golpe a la carrera parando una vuelta antes que el resto de sus acompañantes, robándole la posición a Massa que lideraba la carrera hasta ese momento.

Rosberg se quedaba viendo como Hamilton lideraba la carrera y él era incapaz de poner en presión a los dos Williams que lo distanciaban del inglés, lo que significaba prácticamente que el inglés estaba ganando el Mundial en su casa.

La zona media, a tortazo limpio

Mientras tanto, los mortales de la parrilla se daban guantazos para escalar posiciones en la tabla, con un Nico Hülkenberg en estado de gracia dando lecciones de pilotaje. La lucha más intensa era entre los Ferrari y los Red Bull, con Räikkonen sufriendo más de la cuenta para aguantar el ritmo de su compañero de equipo. Y entonces empezaron a aparecer los primeros mensajes de radio alertando de la inminente llegada de la lluvia. Una lluvia bajo la que Carlos Sainz y su Toro Rosso que se encontraban en la 10º posición en ese momento seguramente hubiesen brillado, pero la mala fortuna quiso que su motor se parase dejando la imagen del madrileño dando golpes de desesperación sobre el volante.

Safety car virtual, lluvia y poco más

Desde el abandono de Sainz los acontecimientos empezaron a sucederse. El Toro Rosso de Sainz se quedaba aparcado justo a la entrada de meta, ocasionando el primer safety car virtual de la Fórmula 1. Tras la finalización del safety car, sin nada destacable de por medio, la esperada lluvia hacía presencia pero de una forma muy tibia en un principio. Aún así, algunos pilotos entraron a cambiar neumáticos para poner los intermedios, como Räikkonen o Alonso.

En esta situación de lluvia intermitente sobre distintas partes del circuito, Rosberg aprovechó las zonas más mojadas y la mejor tracción de su monoplaza para escalar hasta la segunda posición, salvando de esta manera los muebles. La lluvia disminuyó para intensificarse de nuevo y Rosberg fue acercándose a un Hamilton en apuros que aunque previamente se había resistido a cambiar neumáticos fue el primero en entrar en la nueva oleada, acertando de pleno y certificando su victoria. Sin embargo, Räikkonen sufría sobre la pista debido a que sus intermedios estaban muy gastados al haber rodados con ellos mucho tiempo en pista seca. De aquí al final lo más destacado fue el ascenso de Vettel hasta el tercer puesto gracias a su buen hacer y al gran ritmo de Kvyat en las últimas vueltas que casi le hacen robarle la posición a Bottas.

De esta forma, Hamilton consigue su quinta victoria de la temporada, logrando el récord de carreras consecutivas de Jackie Stewart y distanciándose un poco más de su compañero de equipo. Un Rosberg con cara de circunstancias en el podio que es consciente de que debe dar un golpe sobre la mesa si no quiere brindarle de nuevo el Mundial en bandeja a Hamilton como el año pasado.

Tabla de tiempos

Tabla de tiempos del GP de Reino Unido