Según la FIA las marcas de alcohol correrán mejor suerte que las del tabaco y no van a prohibir a los equipos lucir pegatinas de este tipo de productos.

martini

En 2006 fue el tabaco y ahora se ha intentado con el alcohol. La Fórmula 1 es un escaparate perfecto para las marcas, que aportan dinero a los equipos para que sus logos se paseen por los circuitos de todo el mundo en los monoplazas y en la indumentaria de los equipos. Pero este contrato no sólo favorece las ventas de dichos productos, si no que son el sustento principal de los equipos para desarrollar sus coches, pagar a sus pilotos, mecánicos e ingenieros, su pasaporte para viajar a las carreras... la publicidad lo es todo. Y en ese todo, encontramos unas marcas, tan polémicas como beneficiosas, que algunos quieren retirar del Gran Circo.

En el año 2006 se excluyó a las marcas de tabaco de la Fórmula 1, unas marcas que desembolsaban grandes cantidades de dinero en escuderías como Ferrari(Marlboro), Honda(Lucky Strike) o Lotus(Camel). Con su prohibición, las marcas de alcohol cobraron un mayor protagonismo y en la actualidad tres equipos sobreviven gracias a ellas.

Martini fue la gran salvación para el equipo Williams, que con la marcha de Pastor Maldonado perdió su mayor aporte económico, PDVSA. En Force India, la marca de vodka Smirnoff es unos de los mayores patrocinadores del equipo, además de la marca Cuervo(Tequila). Y por último, el equipo McLaren-Honda, que ha sufrido una importante fuga de patrocinadores en los últimos dos años, cuenta con la marca de whisky Johnnie Walker. Pero no sólo encontramos publicidad de estas marcas en los equipos, los organizadores de Grandes Premios también necesitan un fuerte apoyo económico, y ahí también están muy presentes.

Ante estos contratos de patrocinio, el Grupo Eurocare, que lucha contra las bebidas alcohólicas en Europa quiere que la Fórmula 1 de ejemplo y que abandone esta práctica:

"Urgimos a las instituciones involucradas en la F1 que dejen de lado el patrocinio por parte de bebidas alcohólicas"

Pero la FIA no está dispuesta a meterse en estos temas y Jean Todt cree que la FIA no debe prohibir este tipo de anuncios:

"El uso de los anuncios de bebidas alcohólicas no está relacionado con la FIA. Está relacionado con cada país. Estoy completamente en contra de beber y conducir, pero cada país necesita hacer sus negocios. No puedes prohibir el alcohol, no es posible. Puedes educar a la gente para que no beba y conduzca. Lo que les estoy pidiendo a las empresas de bebidas alcohólicas es que eduquen a la gente para que no conduzca si bebe. Así que estamos trabajando muy de cerca es eso porque sabemos que es algo básico que hay que afrontar"

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.