Kvyat: "Mónaco es un circuito para la esperanza"

El trazado urbano de Mónaco siempre, o casi siempre, depara sorpresas, y en Red Bull son conscientes de ello. La escudería austríaca confía en que los muros jueguen a su favor y en la pericia al volante de sus pilotos, que se están viendo superado en muchas ocasiones por los pilotos de su hermana pequeña, Toro Rosso. Y además, ojo porque puede caer agua sobre Mónaco.

Red Bull

Así llegan los pilotos a Mónaco

  • Daniel Ricciardo. El australiano suma 25 puntos en el Mundial y se encuentra en la 7º posición. Ricciardo fue nombrado por muchos en la anterior temporada como el piloto revelación, e incluso por algunos como el mejor, y no lo está pasando bien este año en un coche con poca potencia. Espera que con sus manos en el volante sea capaz de llevar su nervioso coche hacia delante por los muros de Mónaco.
  • Daniil Kvyat. No está siendo una temporada fácil para el piloto ruso, en su primera temporada en un equipo grande. El coche no ayuda, pero Kvyat se encuentra a una distancia considerable de su compañero. Se encuentra en la 14º posición del Mundial con tan solo 5 puntos.

Así llega Red Bull a Mónaco

Los austríacos son los terceros en el Mundial a una distancia considerable de los de arriba. Suman 30 puntos mientras que el tercero, Williams, suma 81. En cambio, la escudería Sauber, los cuarto del Mundial, se encuentran a tan solo 11 puntos de ellos. Los austríacos llevarán mejoras a Mónaco pero en un circuito tan peculiar su rendimiento puede ser discutible. Siguen a tortas con Renault para que el motorista francés les de un motor con el que no sufrir tanto contra el resto de equipos, pero de momento no parece que esto vaya a ocurrir de forma temprana.

Expectativas del Gran Premio

Declaraciones extraídas de f1.com, traducción propia

Daniel Ricciardo

Desde el punto de vista del piloto, ya que quizás desde el punto de vista del equipo se vea diferente, lo mejor de llegar a Mónaco es que es un circuito donde el piloto tiene más influencia en lo que pasa. Conducir un coche de Fórmula 1 en cualquier lugar es especial (la velocidad, la potencia y la aceleración te gusta siempre) pero aquí es como tratar de dar una vuelta en un supermercado. Para mí la cita en Mónaco es como dar una vuelta en bici en tu cuarto de baño, porque cuando era pequeño me encantaba montar con mi bici pequeña dentro de casa. Era más divertido, había muchos obstáculos y era un poco más peligroso. Esto es realmente lo que gusta: tienes muros en todo el circuito y los golpes son más reales. Este circuito tiene mucho carácter, puedes sentir el coche. No puedes cometer errores, tu concentración se eleva como un cohete y te sorprendes a ti mismo por la facilidad con la que solucionas las cosas. Solo completar un par de vueltas parece un reto. Hay mucha energía que rodea el circuito: los grandes barcos, la gente glamurosa, la gente de Hollywood, todo está aquí. No diría esto en otro momento del año, pero se crea una atmósfera que te eleva la adrenalina.

Daniil Kvyat

Es realmente un circuito para la esperanza. Tienes que estar en sintonía con el. Necesitas encontrarte a ti mismo, encontrar el flujo, encontrar el camino mentalmente y coche y hacerlo feliz. Al principio es un gran examen. Salir fuera con confianza no es fácil y siempre te cuestionas a ti mismo, preguntándote cuando vas a sentirte lo suficientemente cómodo para ir a tope. Pero llega un punto en el fin de semana en que pasa, encuentras el ritmo y el tiempo de vuelta llega. Cuando se trabaja así, cuando estás en el lugar adecuado y te entiendes bien con la pista, es genial. No estoy seguro de que haya un secreto especial sobre esto y aquí no hay una zona que te de la clave. Es una vuelta completa, todo parece ir de un tirón. Es solamente una vuelta corta.