Marussia, más pena que gloria en Monza

Si decepcionante fue la calificación del sábado para Marussia más aún lo fue la carrera en Monza, donde Max Chilton acabó fuera de la pista a las primeras de cambio y Jules Bianchi apenas sí pudo acabar 18º tras una más que discreta actuación.

El piloto galo fue ampliamente batido por todos sus rivales, con excepción del sueco Marcus Ericsson -que junto a Max Chilton, está poniendo todo de su parte para ganarse el dudoso honor de ser, con diferencia, el peor de la parrilla de este año- y el mexicano Esteban Gutiérrez.

Salida de pista de Max Chilton en la quinta vuelta
Salida de pista de Max Chilton en la quinta vuelta

Así se van los pilotos del Gran Premio

  • Jules Bianchi: Se esperaba mucho más del francés en este Gran Premio. Ni siquiera el acicate de correr ante la afición de Ferrari, el que podría ser su próximo equipo en un futuro, ha sido suficiente para que pudiésemos ver ni un poco del potencial que desveló Marussia en los entrenamientos libres. Sin ritmo alguno durante toda la carrera, el galo se tuvo que conformar con ver pasar las vueltas sin posibilidad de combatir por metas mejores y absolutamente impotente para luchar contra sus rivales más directos.
  • Max Chilton: En su línea desastrosa de toda la temporada. Parece increíble que este chico lleve nada menos que dos temporadas en la máxima categoría. Ayer cometió un error que le mandó a la grava apenas transcurridas cinco vueltas, dejando una vez más toda la responsabilidad en las espaldas de su compañero y su aportación, nuevamente, nula.

Así se va Marussia del Gran Premio

El equipo ha mostrado dos caras y se marcha de Monza con una sensación ciertamente agridulce. Si nos atenemos exclusivamente al potencial mostrado en los entrenamientos libres de viernes y sábado, Marussia puede marcharse con un buen sabor de boca. Quedarse a apenas a unas décimas de los Sauber y superar a Lotus y Caterham es una gran referencia.

Sin embargo, si nos ceñimos a lo visto en la calificación del sábado y en la carrera, las perspectivas no son especialmente halagüeñas y debe llevar a una profunda reflexión a John Booth y sus chicos, ya que el baño que Kobayashi les dio en la pista, tanto el sábado como el domingo, ha sido como para hacérselo mirar seriamente.

Sin ritmo y sin velocidad punta, Marussia debe decidir pronto qué camino tomar para evitar un descalabro en Singapur. Y si de paso, opta por fin por deshacerse de la rémora de Max Chilton quizás pueda consolidar esta aparente mejora que se pudo ver al inicio del fin de semana.

Impresiones del Gran Premio

  • Jules Bianchi: "Ha sido una carrera muy difícil para nosotros. Hice todo lo que el equipo me pidió pero nada más fue posible. Al final, nos ha costado un poco con la velocidad en las rectas y no fuimos capaces de mejorar más. A través de todo el equipo, al menos conocemos las áreas que necesitamos mejorar y todo el mundo está trabajando duro para conseguir el máximo rendimiento del coche. Por ahora, sólo tenemos que olvidarnos de la decepción de este fin de semana y mirar hacia adelante, a Singapur, una pista que se adapta mucho mejor a nuestro coche".
  • Max Chilton: "Un prematuro y decepcionante fin a la carrera para mí. Desafortunadamente, fue un error mío. He frenado demasiado tarde y no fui capaz de afrontar correctamente la curva. Golpeé el bordillo en la curva 4, que me lanzó inesperadamente hacia el aire y caí con fuerza, hasta acabar en la grava. Algo francamente decepcionante, ya que había vuelto a ganar la posición a Grosjean. Habíamos alcanzado nuestras expectativas para este fin de semana porque sabíamos que iba a ser una pista difícil para nosotros, por lo que ha sido un día frustrante para todos nosotros. No hay mucho que añadir sobre esta difícil carrera que dejamos atrás y con ganas de cosas mejores en Singapur".
Comparte este artículo:

¡Buscamos redactores!

¿Te gustaría escribir con nosotros y ser parte de este equipo que cada día va a más? Si quieres más información, pincha aquí.