Verstappen, Hamilton y Vettel en la rueda de prensa del pasado domingo

El gran protagonista de la rueda de prensa de los tres primeros del pasado Gran Premio de Hungría no asistió a la misma. ¿Hamilton? ¿Verstappen? ¿Vettel? No, el protagonista fue Fernando Alonso. El español, aún fuera de la Fórmula 1, sigue siendo uno de los pilotos y deportistas con más tirón. Prueba de ello es que las declaraciones más jugosas salieron al ser preguntados los protagonistas por el regreso a la Fórmula 1 de Alonso.

Las reacciones dejan a la luz la autoestima de los pilotos, y también nos dicen dónde está cada uno ahora mismo. Fue el más joven el claro vencedor en este cruce de declaraciones: Max Verstappen. El holandés ya atacó primero en los días previos a la carrera diciendo que el mejor piloto de la generación de Hamilton no era otro que Fernando Alonso, y que si hubiese estado en el equipo correcto hubiese ganado siete u ocho títulos.

Golpe en el mentón a Lewis Hamilton, sin mencionarlo. Un derechazo con mucha clase de Max, que siguió el domingo. El holandés aprovechó la pregunta de Alonso y los piropos de Hamilton (cuyos piropos constantes a todos y todo suenan cada vez menos reales y más impuestos) para sugerirle a Lewis que podría ser su compañero de equipo. Y aquí Hamilton, poco acostumbrado a la lucha tanto fuera como dentro de la pista, se equivocó.

El inglés le dijo a Verstappen que el asiento libre estaba en su escudería, aludiendo de forma clara a la mala temporada de Pierre Gasly. Mal gesto del campeón del mundo, ironizando sobre un compañero de parrilla cual meme andante. ¿Quién sabe si Gasly no será el encargado de ponerle las cosas difíciles en el futuro al de Mercedes? Vale, parece difícil, pero recordad que tan solo hace unas carreras Stroll lideró una carrera.

Verstappen usa el miedo que provoca Alonso contra Hamilton

Está claro que el cruce de declaraciones no es casual. Hamilton sabe que su rival mediático en la parrilla es Verstappen, y en las últimas carreras parece que incluso va a ser este año su rival en la pista. Hamilton ve la potencia de Verstappen y no le gusta. Y no porque el inglés sea mal piloto, sino porque ha estado demasiado tiempo en la reserva. Mientras que Verstappen está acostumbrado a darse de leches con toda la parrilla, desde Hamilton hasta Kvyat, la experiencia más dura de Hamilton en la era híbrida ha sido una temporada de lucha con Rosberg.

Por eso, Alonso es un arma eficaz contra Hamilton. Al inglés le duele que, pese a su época de mandato absoluto en la pista, Fernando Alonso ha sido quién se ha llevado todos los focos compitiendo en el fondo de la parrilla. Es más, sigue siendo más protagonista que muchos este año, sin ni siquiera estar en la competición. Verstappen lo sabe, y lo usa para desquiciar a Hamilton. Sabe que todo lo que ponga nervioso al inglés fuera de la pista, va a repercutir para mal de Mercedes sobre lo negro.

Alonso y Verstappen conversan en una imagen de archivo

Vettel vive en su propia lucha

Vettel por su parte juega en otra liga. Tanto en la pista como fuera. La liga de Ferrari. Alrededor de la escudería de Maranello nada es bonito. Todo tiene un toque ácido y amargo. A todo esto de Alonso, el alemán respondió con unas palabras secas y fuera de lugar. "No me importa dónde esté, no sé por qué. No creo que yo le haya gustado nunca, no me importa lo que haga. Le respeto por lo que logró y por lo que puede hacer en pista. No sé. Imagino que está aburrido si tiene tiempo para escribir estas cosas. Traedle de vuelta, no me importa", afirmó el piloto de Ferrari.

Mientras que Hamilton y Verstappen luchan entre sí, Vettel lucha contra sí mismo, contra sus fantasmas. La mala temporada que llevamos del número 5 ha hecho mella en su autoestima, y ve fantasmas por todos lados. Alonso es uno de sus mayores fantasmas. El alemán vive con el runrún constante de que sus Mundiales se deben a la falta de competitividad y al mal rendimiento del Ferrari que evitó que Fernando fuese más veces campeón del mundo. Ese runrún es mortal para él, y su autoestima está muy tocada. Y para colmo, ahora se ve incapaz no solo de batir a Hamilton, sino también a su compañero de equipo.

En la Fórmula 1 no solo se corre en la pista, también fuera de la pista. Parte de esta competición se juega delante de los micrófonos, al igual que en muchos otros deportes de gran alcance mediático. Y Fernando Alonso en estas lides es muy bueno. Fue aprendiendo con el tiempo y le añadió esa capacidad a su gran talento sobre el coche. Ahora, otros le usan de arma y otros ven su poco probable regreso con temor. Y mientras tanto, Fernando se ríe en su casa. Ya que no ha podido encontrar un asiento, al menos les causa un dolor de cabeza a alguno que si lo tiene.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres que te llegue al correo una selección de nuestros mejores artículos y alguna que otra sorpresa? Únete a la lista de correo que más te interese.

Holler Box