Un 8 de agosto de 2018, Lawrence Stroll compraba Force India para convertirlo en Racing Point Force India. Hoy ya habiendo perdido el nombre hindú, analizamos cómo ha cambiado el equipo basado en Silverstone.

Esteban Ocon - Racing Point Force India - 2018
En el Gran Premio de Bélgica del año pasado, Racing Point Force India (ahora solo Racing Point) hizo su debut. En imagen, Esteban Ocon.

Un año da para mucho. Que se lo digan a una fábrica que hay en Silverstone desde 1991, otrora manejada por un excéntrico banquero irlandés, hoy por un magnate canadiense venido del mundo textil.

Esta fábrica ha pasado por muchas manos de distintos orígenes. Primero las de Eddie Jordan, para luego en tres años pasar por manos rusas, holandesas y, hasta el año pasado, hindúes. El decadente Jordan Grand Prix se convirtió en Sahara Force India Racing Team bajo la propiedad de Vijay Mallya.

Mallya, un nuevo magnate, esta vez de las bebidas espirituosas, trajo estabilidad a un decadente equipo de Fórmula Uno... pero solo durante un breve período de tiempo. Dos años después de comprar el equipo, los rumores de bancarrota y las fugas de la justicia de Mallya fueron constantes hasta que, a finales de julio de 2018, el dinero no dio para más. El equipo entró en protección de bancarrota y fue obligado a venderlo a Lawrence Stroll.

Stroll padre se encontró un equipo que había progresado mucho desde 2006: podios, cuartos puestos en el Mundial de Constructores, una pareja de pilotos competitiva... pero un equipo que, económicamente, solo podía permitirse una gran actualización al año. ¿Qué es lo que ha cambiado en Racing Point desde aquel 8 de agosto de 2018?

Lo más obvio: el nombre, el patrocinador principal y adiós a Ocon

Force India se convirtió en Racing Point Force India para poder mantener el derecho al dinero que le correspondía al constructor por los puntos sumados de Force India. El nombre duró poco: Stroll intentó encontrar un patrocinador que pusiera título a su escudería... y lo encontró, solo en parte.

Sahara, cervecera de la que Mallya era dueño y señor, dejó paso a SportPesa, una página de apuestas deportivas de origen keniata. El equipo, además, puso al patrocinador dentro de su nombre y ha teñido de azul la tapa motor y los alerones de su coche.

Lo más controvertido por lo que ha pasado el equipo británico fue su cambio de segundo piloto. Esteban Ocon, futura estrella de Mercedes, quedó fuera del equipo. El francés tenía una mala relación con Sergio Pérez después de múltiples toques en carrera. Pese a que estaba igualando en rendimiento al mexicano, no pudo continuar en el equipo británico. El hijo de Lawrence Stroll, Lance, se subía al RP19 después de un rendimiento irregular en Williams.

SportPesa, Lance Stroll y Racing Point en una sola imagen. Los cambios más obvios de un vistazo.

Más poder para Otmar Szafnauer

Szafnauer, después de 20 años presente en la Fórmula Uno, llegó en 2009 a Force India para convertirse en el jefe de operaciones del equipo indio.

10 años más tarde, Szafnauer es el hombre más poderoso dentro del organigrama del equipo. Además de ser el director ejecutivo de Racing Point, también ejerce el rol de team principal del mismo. Clave en su momento para conseguir un contrato de larga duración para disfrutar de los motores Mercedes, su trabajo se ha visto claramente recompensado.

Su trabajo durante la temporada 2018 le valió para ser nombrado el mejor team principal de la temporada.

El rendimiento del equipo, en entredicho

No todos los cambios son para bien. Las dificultades económicas del equipo durante el año 2018 retrasaron enormemente el trabajo del coche para este año. Racing Point lo ha notado con dureza: 59 puntos tenían a estas alturas en el año 2018, mientras que ahora son 31 los que adornar el casillero.

Esta temporada parece más de transición de cara a 2020 o, incluso, al reglamento de 2021, pero sí se ha notado una gran diferencia: las piezas llegan mucho más rápido. Si hasta 2018, Force India dependía de una o dos grandes actualizaciones, ahora disfrutan de nuevas piezas de manera más frecuente, un indicativo de que las finanzas del equipo están en buen estado.

Muchas caras conocidas continúan

No todos los cambios son buenos y, muchas veces, solo hace falta más dinero y confianza para hacer funcionar a un gran equipo humano. Esto es lo que tiene que haber pensado Lawrence Stroll porque, salvo la promoción de Szafnauer como su hombre de confianza y el adiós de Esteban Ocon, pocos cambios ha habido en el personal de Racing Point.

Andrew Green, director técnico del equipo y encargado del diseño final de los monoplazas de Force India, ha conseguido retener su puesto con la llegada de Stroll. El RP19 lleva su firma y, si todo va según lo esperado, también el RP20 que se estrenará el año que viene.

Al lado de Green, el director de rendimiento Tom McCullough, quien entró en el año 2014 al Force India. Antes ingeniero jefe, aunque ahora mantiene un rol similar dentro del equipo.

Otro nombre importante que sigue en el equipo es Andy Stevenson, director deportivo del equipo. Stevenson, ya presente en los de Silverstone desde los tiempos de Jordan, retuvo su puesto y sigue siendo el encargado de todo el aspecto deportivo de Force India.

Y en el apartado comercial del equipo, Steve Curnow sigue siendo el director. Las campañas de marketing, como el apoyo a diferentes fundaciones relacionadas con el cáncer de mama, pasan por sus manos todavía dentro de Racing Point.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar

¿Quieres que te llegue al correo una selección de nuestros mejores artículos y alguna que otra sorpresa? Únete a la lista de correo que más te interese.

Holler Box