Ferrari se ha marchado de vacaciones después de un decepcionante Gran Premio de Hungría. Sebastian Vettel fue tercero y Charles Leclerc cuarto, pero ambos acabaron a más de un minuto de Lewis Hamilton. Mattia Binotto ha explicado las causas del pobre rendimiento del equipo italiano en Hungría.

Candidato a todo en pretemporada, pero sin ninguna victoria en 2019. A pesar de las apariencias invernales, el rendimiento de Ferrari ha vuelto a estar por debajo de las expectativas una temporada más. La puntilla llegó en el pasado Gran Premio de Hungría, donde Sebastian Vettel y Charles Leclerc acabaron a más de un minuto del ganador de la carrera. Una cifra preocupante, más cercana a un equipo de la zona media de la parrilla que a un equipo como el italiano. Por ello, Mattia Binotto ha querido explicar las causas del pobre rendimiento de Ferrari en Hungría.

"El principal culpable fue la falta de aerodinámica", ha admitido Binotto en declaraciones a la página oficial de la Fórmula 1. El jefe de equipo de Ferrari ha reconocido que dicho aspecto les penaliza "aún más en la carrera que en la clasificación". El sábado, el mejor Ferrari se quedó a medio segundo de la pole de Max Verstappen, mientras que en carrera el coche estuvo más lejos de los líderes. Además, Binotto ha confesado que las temperaturas también perjudicaron el rendimiento del coche. "Nos causaron más problemas por la reducción del nivel de agarre", ha comentado al respecto. A ello también se añadiría el sobrecalentamiento de los neumáticos.

A la espera de la resurrección en Spa y Monza

La vuelta de las vacaciones está marcada en rojo para Ferrari. Después de la decepción en Hungría, el equipo italiano necesita mejorar en dos circuitos que se adaptan mejor a las características del SF90: Spa-Francorchamps (Bélgica) y Monza (Italia). "Deberíamos ser más competitivos allí. Creo que la situación será diferente a la de Budapest e intentaremos prepararnos lo mejor posible para buscar la primera victoria", ha concluido el italiano.

Con nueve carreras por delante, el objetivo de Ferrari es inaugurar su casillero de victorias e impedir que Red Bull les supere en el Mundial de Constructores. La misión se antoja complicada, ya que no hay que olvidar los problemas de fiabilidad del equipo italiano, los errores de sus dos pilotos y los fallos provocados por el muro. Además, Ferrari podría empezar a dedicar más recursos a su coche de 2020, ya que el objetivo de ganar el título no está entre los objetivos en pleno mes de agosto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar

¿Quieres que te llegue al correo una selección de nuestros mejores artículos y alguna que otra sorpresa? Únete a la lista de correo que más te interese.

Holler Box