Toyota Gazoo Racing ha puesto el broche de oro a la temporada del Mundial de Resistencia con victoria del #8 en Le Mans y el título cae para Alonso, Buemi y Nakajima.

Toyota Gazoo Racing ha sido el gran dominador de la Supertemporada del Mundial de Resistencia y no podía terminar de mejor manera que con un nuevo doblete, en la mágica carrera de Le Mans. La firma japonesa ha dominado con puño de hierro la carrera de 24 horas con el #7, aunque la mala suerte ha vuelto a visitar su garaje y la victoria ha terminado en las manos del #8, que se adjudica el título.

Mike Conway era el encargado de abrir las 24 Horas de Le Mans de 2019 con el Toyota #7, con el que demostraba que iban a por todas. El piloto británico impuso un demoledor ritmo desde los primeros compases que fue inalcanzable para Sebastien Buemi y el #8, al igual que para unos prototipos no híbridos que arrancacaban la jornada con batalla entre SMP Racing y Rebellion.

Por detrás las fuerzas se libraban a brazo partido en la categoría de GTE-Pro, donde Aston Martin comenzó a perder fuerza. Primero Ford y después Corvette, con un espectacular Antonio García, atacaron al Vantage hasta conseguir arrebatarle la primera posición, en la que el #63 poco a poco fue ganando confianza pese al ritmo de Ford o Porsche. Mientras que entre los GTE-Am el equipo de Patric Depsey se perfilaba como gran apuesta, hasta que pasada una hora el Porsche #88 sufría un trompo y perdía buena parte de sus opciones.

Poco a poco la carrera se fue estabilizando en LMP1, con el dominio del TS050 #7, y en LMP2, donde Signatech Alpine Matmut mantenía una distancia de seguridad con el G-Drive #26. Pero el paso de los kilómetros también trajo consigo los primeros problemas en forma de pinchazos o pasadas de frenada, lo que incluso obligaron a detener la carrera bajo "Full Course Yellow" por la presencia de piezas en pista o de coches rodando lento. Aunque esta situación también permitió compactar el grupo y que se sucedieran los ataques en todas las categorías, cobrando protagonismo las batallas en LMP2 y en GTE-Pro. Hasta que pasadas las ocho de la tarde el Safety Car hacía su primer acto de aparición debido a un accidente de John Farano con el #43 de RLR M Sport/Tower Events.

Con la caída de la noche apareció un inesperado invitado, la lluvia. Unas ligeras gotas que no obligó al cambio de neumáticos, pero si que dejó varios incidentes como el de Marcel Fassler con el Corvette #64, que se encontraba uno de los Porsche de Depsey-Proton rodando lento. Además el Rebellion Racing #3, que no estaba teniendo un buen día, perdía la parte de atrás en la frenada de la primera chicane, golpeando el muro y provocando un nuevo FCY.

Ya con la noche sobre el Circuito de La Sarthe, se producía el primer cambio de líder en la categoría LMP1 y de la general, con el adelantamiento del Toyota #8 al #7. Un liderazgo que poco duraba, ya que con el cambio de pilotos el #7 volvía a ocupar la primera posición. Mientras que se cruzaba la media noche con una nuevo Safety Car, debido al accidente del Aston Martin #93.

Durante la noche la situación estuvo bastante tranquila, en Toyota Gazoo Racing la estrategia estaba clara, el #7 era más rápido y tenía que pelear por la victoria. Al igual que se iba manteniendo el liderato del Signatech Alpine en LMP2 y entre los GTE-Pro se confirmaba el dominio por parte de Ferrari y Corvette, contando con unas estrategias de paradas a la inversa, cambiando de líder constantemente. Al igual que las sensaciones eran buenas para la firma del Cavallino Rampante en GTE-Am, con el dominio de Keating Motorsport.

Con la llegada de los primeros rayos de sol, poco cambiaban las cosas por arriba y el Toyota #7 ha continuado ganando espacio, aprovechando la salida del coche de seguridad y las banderas amarillas. De hecho la categoría LMP1 ha sido la única que ha amanecido tranquila, ya que en los segundos prototipos la lucha entre Signatech y G-Drive estaba más encarnizada que nunca, hasta que un problema en el LMP2 #26 les reclutó al garaje perdiendo un buen número de posiciones. Al igual que estaba animada en GTE-Pro, pero Corvette no acertaba con la parada bajo el SC y un trompo de Jan Magnussen terminó de hundirles en la general, por detrás de los Ford y dando alas a Ferrari.

Pero en Le Mans siempre pasan cosas y la mala fortuna ha vuelta a ser compañera de Toyota, en concreto del coche número #7. Un problema en el TS050 cuando Pechito López estaba a los mandos les obligaba a entrar, con lo que Kazuki Nakajima ponía a cero la desventaja de un minuto y le endosaba la misma diferencia a sus compañeros de equipo. Todo ello a falta de una hora para el final. A partir de ahí se inicio una batalla entre los dos pilotos, y en los despachos de Toyota, para tomar una decisión hasta que, con la llegada de las paradas, se da una orden muy clara al argentino: "Trae el coche a casa". De esta forma se limitaban las opciones del #7 y se allanaba el camino para el coche de Alonso, Nakajima y Buemi. Mientras que la tercera posición ha sido para el SMP Racing #11, completando el podio y siendo el primer coche no híbrido en estas 24 Horas de Le Mans.

En LMP2 se ha terminado confirmando la victoria final para el equipo Signatech Alpine Matmut, que ha amasado una gran ventaja con el Jackie Chan DC Racing. Ferrari también ha saboreado el champán en Le Mans dentro del GTE-Pro y Ford suma la victoria en GTE-Am con el equipo privado Keating Motorsport.

Este resultado permite a Toyota Gazoo Racing llevarse la victoria en siete de las ocho carreras que han compuesto el calendario de la Supertemporada 2018/19, y por tanto el título. Ya llegaban a Le Mans con el Campeonato de Marcas en el bolsillo pero durante estas 24 horas ha estado en juego el de pilotos, que finalmente se lo llevan los miembros del coche #8: Fernando Alonso, Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima.

También se decide el título en la categoría LMP2 para el equipo Signatech Alpine Matmut de Nicolas Lapierre, André Negrao y Pierre Thiriet, que llegaban en plan lucha con los pilotos del Jackie Chan DC Racing. Mientras que en las dos categorías GTE el ganador ha sido Porsche, en GTE-Pro con Kevin Estre y Michael Christensen. Y GTE-Am el título queda en manos del equipo Team Project 1, su Porsche #56 y el trío formado por Jörg Bergmeister, Patrick Lindsey y Egidio Perfetti.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar

¿Quieres que te llegue al correo una selección de nuestros mejores artículos y alguna que otra sorpresa? Únete a la lista de correo que más te interese.

Holler Box