SMP Racing y Rebellion Racing han mostrado su mejor cara en los libres de Le Mans, aunque Toyota se ha terminado llevando el mejor tiempo con el #7.

A las cuatro la tarde y con el asfalto aún mojado por las lluvias que habían azotado la pista durante las horas previas, se ondeaba la bandera verde en Le Sarthe. Los últimos entrenamientos libres se lanzaban con sólo 20º C sobre la pista y una humedad en el ambiente que alcanzaba el 70%, aunque estas condiciones no hizo que los equipos se quedaran dentro. Vitally Petrov abrió el pelotón con el SMP Racing #11 y tras él un sinfín de coches, que pasaban a tomar su primera de contacto del día con el trazado de trece kilómetros.

El equipo Toyota optaba por subir a sus dos grandes figuras en los dorsales #7 y #8, con Mike Conway y Fernando Alonso a los mandos. Y de hecho la marca japonesa poco tardó en poner a sus dos coches al frente de la tabla de tiempos. Aunque los TS050 encontraron batalla desde los primeros instantes y por momentos los dos Rebellion llegaron a ponerse primero y segundo.

Fernando no era el único representante español que se apresuraba a salir al trazado y Miguel Molina también se ponía al volante del Ferrari #71 de AF Corse. Mientras que Antonio García hacía lo propio en el Corvette #63.

La pista estaba delicada y poco tardó en llegar el primer incidente, provocado por un piloto de la categoría GTE-Am. Con menos de una hora transcurrida, el japonés Satoshino Hoshino perdía el control del Porsche #88 del equipo Depsey-Proton y se iba a la grava, lo que obligaba a sacar la bandera amarilla en todo el circuito. Un primer parón que los equipos aprovecharon para hacer sus primeros pasos por la calle de boxes para revisar los coches, limpiar las lunas e incluso realizar algún cambio.

Poco a poco el ritmo se iba incrementando y la búsqueda de los límites también dejaba errores entre los favoritos, y uno de los equipos con más presión: el Toyota #7. Kamui Kobayashi apuraba la frenada en la Recta de Mulsane y finalmente tenía que tirarse a la escapatoria del lado izquierdo, parando el coche entre el asfalto y la gravilla. Una salida sin consecuencias, pero que dejaba una imagen que reflejaba a la perfección la situación en el garaje del #7 obligados a ganar este fin de semana. También se libraron algunos adelantamientos al límite entre los Rebellion o entre diferentes categorías. Mientras que otro de los que tendría problemas en la larga recta sería el Ferrari #57 del GTE-Am, que se iba a la grava.

Los GTE-Pro son sin duda la categoría que más miradas está acaparando esta temporada y en estos primeros compases el equipo Porsche demostró que están en una gran posición. Los dorsales #92 y #93 se hicieron fuertes en las primeras posiciones, aunque Ford no se dejó amedrentar y el #67 si que logró rodar en sus mismos tiempos, llegando a situarse entre sendas unidades del 911. Corvette y Aston Martin tampoco estuvieron lejos.

Al ecuador bajo bandera roja

Pasada una hora y media de pruebas, la actividad en la pista estaba siendo frenética pero el equipo Proton-Depsey volvía a tomar un papel protagonista en forma de accidente. El dorsal #99 del equipo del actor, unidad patrocinada por la empresa Krohn Aviation, golpeaba las protecciones en la Recta de Mulsane, desperdigando un buen número de piezas por la pista y dejando el Porsche 911 en mitad de la trazada. Un accidente que obligaba a ondear la bandera roja para limpiar la pista, que lo hacía bajo una lluvia que iba ganando fuerza por momentos.

Se llegaba a este parón tras un reciente cambio en la general, que hacía pocos minutos que había pasado a estar comandada por el Rebellion #3 en manos de Gustavo Menezes. El piloto brasileño mejoraba en un segundo y medio el tiempo del Toyota #8; mientras que Rebellion completaba las primeras posiciones con el #1, que era nueve décimas más rápido que la otra unidad de Toyota. En la categoría LMP2 la primera posición estaba en manos del equipo Dragonspeed con el #31, aunque por la mínima. Vergne llevaba el G-Drive a la segunda posición a sólo una décima del primero, y mejorando en otra décima al Graff #39.

Entre los GTE-Pro, Michael Christensen estaba liderando la clasificación con el Porsche #92, que estaba rodando dos segundos más rápido que el dorsal #93 de la firma germana. Entre las dos unidades se colaba el Ford #67 a nueve décimas del líder, mientras que Corvette estaba peleando por las primeras posiciones con el dorsal #63 en su regreso al Mundial de Resistencia. Mientras que Proton-Depsey estaba al frente del GTE-Am con el #77, mejorando en dos segundos el tiempo del Ferrari #84 de JMW Motorsport.

Prototipos

Tiempo Equipo Dorsal
3:19.960 Rebellion Racing #3
3:20.941 Toyota Gazoo Racing #8
3:21.257 Rebellion Racing #1
3:22.165 Toyota Gazoo Racing #7
3:23.133 SMP Racing #17

GTE

Tiempo Equipo Dorsal
3:52.149 Porsche GT Team #92
3:53.027 Ford Chip Ganassi Team UK #67
3:53.186 Porche GT Team #93
3:53.343 Corvette Racing #63
3:53.904 Aston Martin Racing #95

Después de reparar los muros dañados en el accidente, y con algo más de una hora y media por delante, la sesión se reanuda con la pista muy mojada. Toyota, United Autosport o Aston Martin no se lo pensaron un momento y decidieron salir a pista para probar el circuito en estas condiciones, las cuales se podría repetir en las clasificaciones pero no en la carrera. Y en sólo unos segundos, equipos como Rebellion, Corvette o BMW también se sumaron a la actividad en pista, creando una gran capa de spray en algunas zonas del circuito.

Una recta final que ha sido productivo para los equipos, que han podido probar el cambio de mojado a seco y la caída del sol. Además Toyota número #7 si que ha sido uno de los grandes protagonistas ya que, a pesar de sufrir varias pasadas de frenada, finalmente logró batir el tiempo de su compañero y acercarse a tres décimas del Rebellion. También se sucedieron otros pequeños incidentes, como el trompo del #29 del Racing Team Nederland en la Recta de Mulsane, con Van Eerd al volante.

A falta de poco más de diecisiete se daba una nueva sorpresa en la general y Stoffel Vandoorne conseguía llevar el SMP Racing #11 a lo más alto en la tabla de tiempos, mejorando en sólo 29 milésimas el crono de Rebellion. Un cambio de líder que venía acompañado de dos trompos más en la categoría GTE-Am en la parte de atrás y de LMP2 en las curvas Dunlop, de nuevo de la formación holandesa. Aunque nada estaba decidido y Kamui Kobayashi volvió a poner orden sobre la bocina.

El Toyota #7 finalmente se ha llevado el mejor tiempo tras rodar en tres minutos y dieciocho segundos, apurando la sesión con toda la carne en el asador. El modelo híbrido batió por casi dos segundos a los prototipos de combustión de SMP Racing y Rebellion Racing , unidades #11 y #3 que empataron a la décima. Mientras que el Toyota #8 se quedó a las puertas de las posiciones de preferencia por delante de las otras dos unidades del BR Engineering BR1 y el R13. Animada también ha estado la lucha en la categoría LMP2, que ha quedado en manos del #48 del equipo Idec Sport por sólo cuatro décimas sobre Dragonspeed (#31) y cinco sobre el G-Drive (#26).

Entre los GTE-Pro el dominio de Porsche se ha trasformado en doblete con los dorsales #92 y #94, separados por tres décimas entre sí. Los 911 han conseguido una ventaja de algo más de medio segundos sobre el Ferrari #71 de AF Corse y el Ford #66, muy igualados entre sí. Mientras que Depsey-Proton se han llevado la GTE-Am con el #77, con tres décimas con el Ferrari #54 de Spirit of Race.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar