Solans y Martí no han tenido un buen comienzo en su nuevo proyecto junto al Rallye Team Spain, abandonando en Córcega tras el golpe del viernes.

Todo lo que podría salir mal, ha sido mal para la dupla del Rallye Team Spain. El equipo de la Real Federación Española de Automovilismo arrancaba este fin de semana una nuevo programa junto a Nil Solans en la segunda categoría del Mundial, con uno de los Ford Fiesta R5 de M-Sport. Pero nuestro último ganador del Junior WRC apenas ha podido completar dos tramos.

En la jornada del jueves el equipo tuvo su primer contacto con las carreteras de la isla mediterránea durante el shakedown, en el que poco a poco fueron bajando sus tiempos para terminar novenos dentro del WRC 2, a seis segundos del Volkswagen de Eric Camilli. Sin duda no eran unos grandes registros, pero el fuego real llegaba al día siguiente, aunque la situación no mejoró. Los primeros kilómetros el viernes dejaron patente un problema con el tarado de los diferenciales en el Ford Fiesta R5, lo que no les permitió rodar cómodos. Con esta situación no pudieron pelear por los puestos de cabeza y la décimo tercera posición en la primera pasada por Bavella, tramo que abrió el rallye, se convirtió en su mejor resultado. Siendo décimo cuartos en el siguiente tramo.

Y es que los diferenciales no estaban siendo el único problema y a lo largo de la mañana del viernes también tuvieron que tener mucho tiento con los frenos, en especial con la pinza delantera izquierda. Solans y Martí llegaron al tercer tramo del rallye tras unas reparaciones en el enlace, pero no fueron suficientes y en una frenada fuerte perdieron el control del Fiesta R5 e impactaron contra el talud con la parte trasera. Afortunadamente sin consecuencias para piloto y copiloto.

Pero otro jarro de agua fría les esperaba y es que, al no contar con una asistencia intermedia entre los bucles, el coche no pudo llegar a las carpas del equipo M-Sport hasta bien entrada la noche, y ahí se confirmó la peor de las noticias. Los mecánicos de la formación de Cumbria revisaron el Fiesta R5 y encontraron un problemas en el arco de seguridad debido al impacto, lo que les obliga a abandonar el Tour de Corse y centrarse ya en la próxima prueba.

Duro golpe para los intereses del Rally Team Spain, que llegaba a Córcega tras conseguir su primera victoria en el Campeonato de Europa de Rallyes con Efrén Llarena. Pero el equipo español aún tiene cosas en juego en la cita del Mundial, en la que Jan Solans cuenta con opciones de podio e incluso de victoria dentro del apartado Junior, a los mandos de un Fiesta R2.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar