Solo llevamos una carrera de la temporada 2019, pero las similitudes empiezan a salir. La mejor temporada de la era híbrida tiene camino a repetirse, pero con coches mucho más rápidos.

Nico Rosberg - Mercedes - Abu Dhabi - 2016
Nico Rosberg ganó el Gran Premio de Australia a principios de temporada y terminó triunfando en el Mundial. ¿Será el momento de Valtteri Bottas de repetir la hazaña?

¿Qué hizo a la temporada 2016 la mejor de la era híbrida hasta el momento?

La temporada 2016, aunque parezca sorprendente afirmarlo, es una de las temporadas más igualadas de la historia de la Fórmula Uno. En un categoría en la que, por definición, la diferencia entre el primero y el último es habitualmente abultada, en 2016 no fue distinto, pero el reparto de poderes en cada parte de la tabla fue bastante disputado... excepto por el primero.

La parte alta de 2016

Mercedes fue el claro dominador de la temporada, con pequeños destellos de Red Bull y Ferrari en la pelea por el primer lugar. Mónaco, Bahréin o Canadá fueron momentos de debilidad para los de la estrella, aunque solo en una de estas ocasiones fueron sus rivales capaces de capitalizar sus problemas.

El ascenso del incendiario Max Verstappen también fue parte de culpa de esta temporada tan espectacular. Actuaciones como las de España o Brasil han quedado ya en la retina de los aficionados.

Pese a esto, Rosberg y Hamilton nos dieron una de las luchas más dramáticas por el Mundial de Pilotos de los últimos años. Un Mundial que hasta las últimas curvas de Abu Dhabi no llegó a decidirse. El alemán se retiró a final de temporada, pero eso es otro tema.

La caldeada zona media

Pero lo que trajo atracción de verdad a esta Fórmula Uno de 2016 fue la zona media. Williams poco a poco iba perdiendo forma, pasando del espectacular tercer puesto de 2014 al quinto de 2016, aunque al final de la temporada había otro equipo que le estaba empezando a robar protagonismo.

La alianza McLaren-Honda fue convulsa cuanto menos. El año anterior fue desastroso para ambos: sin fiabilidad, sin potencia, sin rendimiento. 2016 fue un lento avance, pero seguro. La fiabilidad mejoró sustancialmente, la potencia también y el chasis más de lo mismo. De ser uno de los peores a poder luchar de tú a tú con los Williams y los sorprendentes Force India, cuartos esa temporada.

Fernando Alonso - McLaren - Alemania - 2016
McLaren fue de más a menos durante el año 2016. ¿Repetirán en 2019?

Toro Rosso, aquel año, fue lo contrario a McLaren. Sus motores Ferrari del año anterior les dieron alegrías al principio, pero pasaron de ser un contendiente por el quinto puesto a luchar por estar delante de los tres últimos.

La sorprendente y decepcionante zona baja

Sorprendentemente, Haas y Manor dieron un rendimiento excelente. Haas, debutantes en 2016, dieron la campanada en Australia y Bahréin con un rendimiento a la altura de la zona media.

Manor, por su parte, pasó a ser un verdadero equipo de Fórmula Uno y no lo que vimos en 2015. El rendimiento les dio para sumar un punto, de manos de Pascal Wehrlein, y otras actuaciones destacadas, como la carrera de Esteban Ocon en Brasil.

Por su parte, Renault y Sauber fueron decepcionantes. Los primeros volvían a la Fórmula Uno como constructor después de recoger los pedazos de Lotus, pero claramente fueron a menos durante esa temporada. Sauber, que ya el año anterior lo terminó siendo el segundo peor equipo, vio su temporada rescatada gracias a los dos puntos que sumó Felipe Nasr en Brasil... piloto al que luego despidieron para mantener a Marcus Ericsson. Ver para creer.

2019, un año lleno de similitudes

De momento, hay muchas similitudes entre el año 2016 y la presente temporada. Mercedes parece un paso por delante de sus competidores, algo que veremos si se confirma en Bahréin. Red Bull y Ferrari, si bien están lejos de Mercedes, sí están muy cerca entre ellos... y eso puede provocar que salten las chispas en más de una ocasión, como ya vimos hace tres temporadas.

Mercedes, si Valtteri Bottas mantiene la forma que vimos en Australia, podría estar lista para una nueva guerra civil entre sus pilotos. Bottas acostumbra a grandes inicios de temporada y Hamilton más bien lo contrario, pero... Bottas necesita un año de redención y eso fue 2016 para Rosberg también.

Valtteri Bottas - Mercedes - Australia - 2019
Valtteri Bottas, al igual que Nico Rosberg, empezó el año de redención ganando en Australia con una gran carrera.

La zona media, al igual que en 2016, se presenta igualadísima... e hiperpoblada. Medio segundo separó en la Q1 a Antonio Giovinazzi, el mejor del resto, de Carlos Sainz, que según sus declaraciones fue estorbado por otro piloto. Estamos hablando de que, a priori, tendríamos hasta a seis equipos luchando por las últimas cuatro plazas que dan derecho a puntos.

La nota negativa está en la zona baja. Tiene que existir, por supuesto, pero a diferencia de lo visto en 2016, donde tuvimos hasta a cuatro equipos y todos fueron capaces de luchar por los puntos, en 2019 solo tenemos a uno al que se les ve lejos, muy lejos. Williams ha ido decayendo lentamente desde 2016 y en Australia ya estuvieron a un segundo de la zona media. ¿Su única esperanza? Manor también empezó así el 2016. Y ya hemos visto que, por el momento, las similitudes entre ambos años son muy grandes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar

¡Apúntate a nuestras listas de correo!

¿Quieres que te llegue al correo una selección de nuestros mejores artículos y alguna que otra sorpresa? Únete a la lista de correo que más te interese.

Holler Box