Sebastien Ogier aumenta su ventaja en la general en un primer bucle marcado por la suciedad en las pistas y las piedras, que han provocado varias averías en los coches del Mundial.

Andreas Mikkelsen y Dani Sordo fueron los encargados de abrieron la segunda etapa del Rally de México tras los problemas surgidos ayer, lo que les relegaron a las últimas posiciones de la categoría absoluta. Esta posición de salida fue muy perjudicial para los dos pilotos de Hyundai Motorsport, que tuvieron problemas para encontrar agarre en los polvorientos caminos del tramo de Guanajuatito, y benefició a los que venían por detrás, como fue el caso de Kris Meeke.

El británico logró completar una gran especial para alzarse con el mejor registro, logrando una ventaja de más de doce segundos con el segundo más rápido, Elfyn Evans. Aunque poco duró la actividad en el trazado mexicano ya que una salida de pista de Esapekka Lappi bloqueó parcialmente el camino y los comisarios decidieron neutralizar, aunque con polémica ya que la decisión se tomó cuando Sebastien Ogier estaba corriendo, y con uno de sus neumáticos pinchados.

Aún sin saber como iba a quedar la clasificación tras la neutralización del tramo, los pilotos se enfrentaron al tramo de Otates, el más largo de este Rally de México. Una especial en la que Jari-Matti Latvala exprimió al máximo la mecánica de su Yaris WRC para alzarse con el mejor tiempo con poco más de un segundos sobre Ogier y casi cuatro y medio con su compañero, el estonio Ott Tanak. Aunque no todo fueron buenas noticias para el equipo Toyota Gazoo Racing, ya que Kris Meeke era uno de los que se encontraba una piedra en el camino y dañaba un neumático trasero, perdiendo más de un minuto y medio y cayendo cuatro puestos en la general. Sordo y Evans completaron el top cinco con sólo un segundo entre ambos.

El punto y final a este primer bucle del día ha llegado en el mas que conocido tramo de El Brinco, 8 kilómetros entre el polvo y con una zona final muy pedregosa, coronada por un pequeño salto final. Esta especial supuso la hecatombe en las filas de Toyota, que vieron como las opciones de Meeke a la victoria se deshacían debido un problema electrónico en el Yaris, que a duras penas pudo completar el recorrido. Pero no eran los únicos y en Hyundai también se contuvo la respiración con Dani Sordo, que en una curva de izquierdas se iba largo y a punto estaba de impactar con un árbol. Afortunadamente, los daños para el cántabro tan sólo llegaron en el crono, perdiendo veinte minutos con los pilotos más rápidos.

Y es que por arriba se libró una interesante batalla entre Latvala y Ogier, los últimos WRC en salir y ya con pista limpia, que finalizó con el finlandés por delante por amenas una milésimas. Un gran tiempo contra el que Thierry Neuville poco pudo hacer, perdiendo tres segundo y medio y superando a Elfyn Evans por sólo dos décimas y a Ott Tanak por cinco.

Con la mitad de la segunda etapa ya completada, Sebastien Ogier lidera la general con 19,2 segundos sobre Elfyn Evans y 41 sobre Ott Tanak. Una buena ventaja para el piloto de Citroën que continúa demostrando su solidez al volante y una buena gestión, aprovechando los errores de sus rivales. Neuville y Meeke completan el top cinco lejos del podio, perdiendo más de medio minuto con el estonio de Toyota, aunque todo apunta a que este rallye se va a decidir en los últimos kilómetros. Por su parte, Benito Guerra se encuentra al frente de la categoría WRC 2 por delante de Marco Bulacia, que tendrá que recuperar doce segundos si quiere el liderato.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar

¿Quieres que te llegue al correo una selección de nuestros mejores artículos y alguna que otra sorpresa? Únete a la lista de correo que más te interese.

Holler Box