En el antiguo trazado de Hockenheim, en el a帽o 2000, Rubinho consigui贸 su primer triunfo en la F1. El brasile帽o dio una lecci贸n magistral sobre la lluvia y se impuso en una ca贸tica carrera.

No hab铆a sido un buen s谩bado en Ferrari: David Coulthard le hab铆a arrebatado, por m谩s de un segundo la pole a Michael Schumacher y, el monoplaza pilotado por Rubens Barrichello sufri贸 una serie de problemas que le har铆an partir desde la 18陋 posici贸n. Y el comienzo de la carrera hizo temblar a los de Maranello.

Un accidente en la salida dejaba fuera en la primera curva a Michael Schumacher. El p谩nico se apoder贸 del box de Ferrari. Si McLaren Mercedes venc铆a la carrera, Mika Hakkinen se colocar铆a l铆der del campeonato por delante del alem谩n, arriesg谩ndose a que la sequ铆a de t铆tulos continuara un a帽o m谩s. Pero, hay veces que, por muchas circunstancias, una simple carrera de F1 se convierte en algo especial.

Primero, un trabajador despedido de Mercedes invadi贸 la pista para protestar por la rescisi贸n de su contrato. Con su temeraria actitud, adem谩s de poner en riesgo su vida y la de los participantes, provoc贸 un Safety Car en pista. Rubinho, que hab铆a decidido ir a dos paradas (al contrario que la mayor铆a, que iban s贸lo a una) para poder adelantar con un coche m谩s ligero, se vio beneficiado al replegarse todo el paquete.

La carrera sigui贸 su curso y los peores presagios para los italianos se confirmaban: McLaren iba a conseguir un doblete en Alemania que les colocar铆a como l铆deres de ambos campeonatos. Pero, si Senna era un Dios bajo la lluvia, ese d铆a el cielo decidi贸 que ten铆a que coronar a otro brasile帽o.

Barrichello consigui贸 mantener en pista el coche pese a llevar gomas de seco

Comenz贸 a llover de manera muy fuerte en el antiguo trazado alem谩n (pen煤ltima carrera antes de la remodelaci贸n que sufri贸 en el a帽o 2002), lo que empez贸 a provocar los t铆picos trompos y salidas de pista. Con el asfalto impracticable, todos los pilotos se metieron a boxes para poner sus ruedas de agua.

Pero entonces Jean Todt y Ross Brawn, los m谩ximos mandatarios de Ferrari en aquella 茅poca, vieron una oportunidad dorada. Decidieron jug谩rsela y apostar. Si la cosa sal铆a bien, Schumacher mantendr铆a el liderato del mundial; en caso contrario, no hab铆a nada que perder tal y como estaba la situaci贸n de carrera.

El equipo inform贸 a Barrichello que se mantuviera en pista, y el brasile帽o obedeci贸. Atravesando las largas rectas del trazado alem谩n, Rubinho deb铆a andar con mucho ojo en la revirada parte del estadio (que no sufri贸 cambios con la remodelaci贸n antes indicada). Y, tras 45 largas vueltas, otro brasile帽o se hac铆a con el triunfo en un Gran Premio de F1 desde Ayrton Senna.

M谩s de 100 carreras en la m谩xima categor铆a y, por fin, el de Sao Paulo obten铆a su primer triunfo. Sus im谩genes llorando en el podio sin poder contenerse nos emocionaron a todos. David Coulthard y Mika Hakkinen supieron reconocer su heroicidad apu谩ndole a hombros en el cuello. Han pasado casi 20 a帽os pero, ahora este adulto que escribe, recuerda c贸mo Rubinho le hizo emocionarse de ni帽o.

Como guinda al pastel, os contar茅 una an茅cdota personal. Ese ni帽o apoy贸 a Rubens el resto de su carrera deportiva. Ya, cuando su econom铆a se lo permiti贸, viaj贸 para presenciar en vivo su primer Gran Premio de F1. Era el a帽o 2009, y presenci贸 la carrera del Gran Premio de Europa, en Valencia. 驴Alguien recuerda el nombre del ganador? Casualidades de la vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar