montmelo nieve

Esta semana hemos visto como la nieve ha hecho acto de presencia en los entrenamientos de pretemporada del 2018. La nieve provocó que el miércoles no se rodará en el circuito, siendo tan solo Alonso el piloto que consiguió marcar una vuelta. Un día perdido, en un momento tan clave para los ingenieros como son las jornadas de entrenamientos.

Es cierto que es un faena para todos. Para los equipos e ingenieros porque tienen pocas oportunidades de probar en el año desde que se restringieron los entrenamientos. Una hora de entrenamientos es un bien muy preciado por ellos, ya que cualquier deflector nuevo en el coche debe ser analizado con detenimiento. Un día perdido, efectivamente, es una tragedia.

Para los pilotos también es una tragedia. Dependiendo de la capacidad de adaptación del piloto será más o menos trágico. Pero sin dudas todos (o casi todos, porque no me atrevo a decir que piensa Räikkonen) te dirá que si fuese por ellos entrenarían mucho más. Como dice Carlos Sainz, la Fórmula 1 es el único deporte del mundo donde los deportistas no pueden entrenar con el material con el que luego compiten.

Aprovechar la nieve para visitar el desierto

Con este contexto, es evidente que perderse un día de entrenamientos no es una buena noticia. Pero una cosa es declarar una evidencia y otra intentar aprovechar la evidencia para llevarte el balón a tu terreno.

Han tardado en aparecer aquellos que no querían, por lo que fuese, que los entrenamientos fuesen en Barcelona. Desde hace algún tiempo, en forma de rumor lejano, se escucha la posibilidad de que en algún momento los entrenamientos de pretemporada dejarán de celebrarse en España y se harán en Bahréin.

Hay mucho marketing e intereses económicos en todo esto, pero incluso algunos personajes del mundo de la Fórmula 1 se han declarado a favor de esto. Y claro, los más interesados, los del circuito internacional de Bahréin, no iban a dejar pasar el balón para rematar a portería.

Trabajemos los argumentos

Es lógico que en algo que da dinero haya lucha de intereses y presiones. Pero es conveniente también que en esas presiones haya algo de lógica. No estamos hablando de Carmona, Potes o Monells, sino de una ciudad mundialmente conocida. Cualquiera con un mínimo de conocimiento sabe dónde está Barcelona y, más o menos, de que estamos hablando. En Barcelona no suele nevar. Si, ha nevado. Es más normal que nieve en Barcelona que en Sevilla. Pero no podríamos decir que en Barcelona nieve continuamente.

Alegar que ha nevado un día para llevarse las pruebas de Barcelona es absurdo. Si, en Bahréin no nieva, estás en un desierto, pero es su único punto a favor con Barcelona.

Desde mi punto de vista, es fundamental que el escenario de las pruebas se sitúe en Europa, que es donde los equipos tienen sus fábricas (menos Haas que su fábrica principal está en EEUU). Obligar a las escuderías a llevarse todo el material a Bahréin es mucho más caro, como el propio Horner afirmó en sus declaraciones. Además, imposibilita traer piezas de urgencia al circuito si así hiciese falta. Y el sitio más caluroso de Europa es España.

Además, están los aficionados. Bahréin es un destino complicado para que los aficionados vean las pruebas. Los aficionados a la Fórmula 1 se reparten por todo el mundo, pero el núcleo importante no estaría en Bahréin ni en aquella zona desde luego. Los aficionados europeos, la base de este deporte, quieren las pruebas en Europa, para poder verlas sin tener que hacer una locura.

Que haya venido un temporal de frío justo cuando se celebraban las pruebas de Fórmula 1 es algo totalmente anecdótico, no es la norma. La Fórmula 1 está inundada de cosas ilógicas por culpa del dinero. Que nos respeten la pretemporada, que ya tragamos con muchas cosas extrañas a lo largo de todo el año.  Por favor, no dejemos que nos quiten también las pruebas de Europa, y en concreto, de España.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres que te llegue al correo una selección de nuestros mejores artículos y alguna que otra sorpresa? Únete a la lista de correo que más te interese.

Holler Box