Himoinsa y Yanmar han dado por finalizada su etapa en el Rally Dakar dando apoyo al proyecto deportivo de Miguel Puertas, que se despide de la prueba más dura del mundo con la retirada de Gerard Farrés. 

Quizás la palabra "soñar" sea la mejor forma de definir el impacto que ha tendido el trabajo de Miguel Puertas en las últimas ediciones del Rally Dakar. Gracias al apoyo de Himoinsa ha conseguido hacer frente a las motos oficiales de KTM, Honda o Yamaha con un Gerard Farrés que sorprendió con la tercera posición en 2017 y que cerca se ha quedado en este 2018 de volver a las posiciones de preferencias, en el que ha sido su último Dakar en motos. La empresa de grupos electrógenos ha cumplido sus objetivos y ha llegado el momento de echar el cierre, por lo menos con el equipo de Puertas.

Después de demostrar la solidez y solvencia del proyecto en 2015, Himoinsa y Miguel Puertas han trabajo codo con codo para hacer del equipo una formación ganadora entre los privados, llegando a hacer frente a las marcas que contaban con equipos oficiales en el Dakar. Gerard Farrés ha sido el líder de este equipo y quien ha dejado los mejores resultados, destacando una gran tercera posición en la 39ª edición del Rally Dakar, a la zaga de los oficiales de KTM. Pero el objetivo de Himoinsa y Yanmar no era otro que convertirse en el suministrador oficial de la prueba, algo que ya ha conseguido en este 2018, y ahora los intereses comerciales pasan a estar a otro lado. Por ello, hoy Miguel Puertas ha confirmado la disolución del equipo en el Consejo Superior de Deportes, donde han tenido un acto con los pilotos:

“El proyecto del equipo Himoinsa termina tras este Dakar. La formación de equipo a nivel profesional nació en 2015 para correr el Dakar 2016, 2017 y 2018. Los resultados han correspondido con creces con las expectativas que se plantearon inicialmente y a nivel de imagen el posicionamiento de HIMOINSA y Yanmar ha sido my positivo gracias a los esfuerzos de todos. Continuará posiblemente esponsorizando a nivel técnico al Dakar. Pero la idea de este proyecto era esa, posicionar a la marca, no mantenerlo a medio-largo plazo. Quiero dar las gracias a ambas empresas por habernos sustentando económicamente y estamos muy agradecidos.”

"Posiblemente nuestro nivel de navegación es el mejor de todos los equipos y la estrategia era la correcta. Hemos luchado de tú a tú con otros pilotos de equipos oficiales que tienen muchos más medios que nosotros para trabajar durante todo el año con diez-doce veces más presupuesto que nosotros. Nunca podríamos haberlo logrado sin la dedicación plena, la motivación y el esfuerzo de cada miembro del equipo".

Este final supone un duro varapalo para pilotos como Daniel Oliveras, Iván Cervantes o Marc Solá, que poco a poco estaban empezando a despegar luchando por las primeras 20 posiciones o incluso por entrar en el top ten, manteniendo una dura batalla este año con pilotos de la talla de Pablo Quintanilla, Ignacio Cornejo, Laia Sanz o Armand Monleón. Mientras que el futuro de Rosa Romero es aún incierto y aún más el de Gerard Farrés, del que se espera que continúe en la prueba más dura del mundo en otra modalidad como los coches o los UTV.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar

¿Quieres que te llegue al correo una selección de nuestros mejores artículos y alguna que otra sorpresa? Únete a la lista de correo que más te interese.

Holler Box